Protección contra el mal

Espejo con imagen de San Miguel

En las últimas semanas he tenido la sensación de tener la necesidad de protección contra las miradas de gente envidiosa. El sentimiento se hizo más fuerte al recordar que había tenido un par de lecturas con babalawos en las que se mencionaba que había gente envidiosa en mis entornos. En un principio, yo no entendía por qué, ya que llevo una vida simple con un estilo de vida sencillo. ¡Demonios, ni siquiera tengo un televisor! Sin embargo, aparentemente mi actitud feliz y simple estilo de vida son la causa de la envidia.

Mi intuición me dijo que necesitaba espejos, algo para reflejar cualquier negatividad dirigida a mí. Resulta ser que los encontré. Un conjunto de tres exquisitos marcos para fotos con espejos midiendo 3″x 3″. Perfecto. Mi corazonada me dijo que necesitaba una imagen de un santo de los marcos. Pero, ¿cuál? Me puse a explicar mi situación a Omimelli y después de conversar, me decidí por San Miguel.

Pero todavía algo faltaba. Los marcos no me parecían completos. ¡Pimienta de Guinea! Recordé haber leído en alguna parte que se usa el atar detrás de las imágenes pequeñas bolsitas con pimienta de guinea (Granos del Paraíso). De modo que me di a la tarea de investigar, y sí, se pueden atar pequeñas bolsitas de pimienta de guinea detrás de las imágenes Santos, al proceso se le llama “dar de comer a los Santos. Con los marcos de la foto completos, todo lo que tenía que hacer era diseñar un sencillo ritual para cargar los espejos para el uso previsto.

A lo largo del proceso, desde la persistente y repentina necesidad de protección, hasta la búsqueda de los marcos de fotos con espejos, seguido por determinar qué santo usar y el uso de la pimienta de guinea, tuve la sensación de que estaba siendo guiado a través de cada paso a mis espíritus. Tal vez, el tiempo que he pasado trabajando en mi Bóveda poco a poco va dando sus frutos …

Janus

Los fantasmas y los espíritus…

¿Un fantasma, es lo mismo que un espíritu? A través de los años yo he venido a ver estas dos cosas como fenómenos separados. Un fantasma, desde mi punto de vista es está enlazado a un lugar en particular tiempo en particular. Los fantasmas aparecen en un lugar, haciendo la misma cosa una y otra vez, como si fuera una ‘grabación’.

Ellos estan en un mundo ajeno al ambiente actual que les rodea, puede ser que atraviezen una puerta que ya no exista ahí o que aparezcan flotando sobre lugares donde el nivel del terreno ha cambiado. De acuerdo a la ‘teoría de grabación’ que es la más explicación, pero a veces puede que esté sucede. ¿Pudiera ser que en ciertas ocasiones se abran ventanas, como en el caso de una live cam, que nos permitan ver directamente donde esos eventos sucedieron?

Los espíritus, sin embargo, interactuan con el medio ambiente, hablan con la gente (y en alguos casos usan lel cuerpo de una persona) moviendo objetos, etc. Los espíritus están claramente en el aquí y ahora y parecen tener una inteligencia sobre su sentido de propósito. ¿Tienen forma los espíritus? (Y aquí incluyo a los Lwá, Orisha, santos, etc.) Los Lwá y los Orishas se manifestan a través de la posesión y pueden aparecer en sueños, pero… ¿aparecen en visiones como los santos? Tal vez algún lector tenga un punto de vista interesante que compartir.

Janus

Toc, toc. ¿Quién está ahí?

¿Con quién exactamente estoy hablando cuando me paro a pedir frente a mi bóveda?

Pues según la tradición, estoy hablando con mis guías y mis ancestros. ¿Pero, en qué forma?

Y qué rol tiene la reencarnación en todo esto, si es que en verdad existe.
Yo no había llegado a una conclusión sobre el tema de la reencarnación.

Pero ver las cosas desde el punto de vista espiritista me crea una gran confusión. Si mi abuela, que en paz descanse, reencarnara, entonces ya no estaría en mi bóveda. ¿Y qué pasaría si reencarnara como hombre? Si sigo este patrón de lógica, mi abuela podría ser hijo, madre, padre, hija de mucha otra gente…

Todo esto es muy confuso para mí…

Bueno entonces, he decidido contra la posibilidad de la reencarnación, por el momento.

Pero como todo en la vida, cuando pienso que he logrado algo de progreso, por ahí viene Helena Blavatsky y me hace parar en seco con su proverbial comentario donde dice que los espíritus son ‘solamente los remanentes inferiores de la personalidad’ varados aquí, mientras que el yo superior se va a otro plano.

Al juzgar por los mensajes que me han suministrado los espíritus en una iglesia espiritualista en Inglaterra, ella podría estar en lo cierto! Casi todo el tiempo dicen, ‘estamos felices, ya no existe el dolor y tienes nuestro amor’.

Entonces tal vez haya dos grupos de ‘espíritus’ que son liberados cuando una persona muere. La parte astral inferior y el yo superior. ¿Pero, cuál de ellos está en mi bóveda?

Janus

¿Y yo qué sé?

No, you are not at the wrong page. This page will be translated as soon as our resident translator realises that i have just started posting… 🙂

No, no estás en la página equivocada. Esta página será traducida en cuando nuestra traductora se dé cuenta que he comenzado a escribir relatos… 🙂

[Como verán la traductora ya se percató y felicita a Janus por añadir su voz al grupo.]

Hola,

Por la selección de artículos que están expuestos en este blog, podrías deducir que todos los aportadores son sacerdotes y sacerdotizas con iniciaciaones formales. Pero ese no es el caso. Permíteme presentarme, yo soy el tercer miembro de este equipo de trabajo y hasta el momento he estado laborando en el trasfondo asegurándome que los bits y bites de la programación engranen. Ajá, yo soy el geek de las computadora del equipo. Nuestra escritora principal, (y traductora, debo añadir) lleva semanas insistiendo en que contribuya algo. ¡Ja! Y yo que sé de los Orishas y de los espíritus….

Habiendo dicho esto, recientemente comenzé a ir a una iglesia espiritualista y a un círculo abierto. (No hay festividades a los Orishas y de Voodoo en la soleada Inglaterra 🙁 ) De modo que en lugar de encontrar artículos excelentes como los que verán en el resto del blog, acá van a encontrar sólo las frustraciones, lágrimas y los desvaríos de alguien que está comenzando a entender el espiritismo…

Janus