Pensamientos sobre fechas, relaciones y el futuro de las religiones Afro-cubanas

Babalu Aye
Babalu Aye

Había estado queriendo escribir este artículo por varios días, pero últimamente el tiempo libre está bien escaso como habrás podido notar por la falta de frecuencia de mis escritos en el blog.
Hace más de una semana que el gobierno de los Estados Unidos anunció su intención de resumir relaciones con el gobierno de Cuba.

La fecha de este anuncio claramente no fue seleccionada al azahar. El 17 de diciembre es una fecha especial en la mente y los corazones de los cubanos y de cualquiera que tenga fe en los orishas ya que en esta fecha se conmemora a Babalú Ayé (sincretizado con San Lázaro) quien es el orisha patrón de aquellos que están enfermos o que están sufriendo infortunios.

La relación entre Cuba y los EE.UU. es una que ha estado sufriendo por bastante tiempo, desde antes de que yo hubiera nacido. Esto ha sido la fuente de grandes dolores, de muchas lágrimas y de una lista de horrores demasiado larga para enumerarse y mucho más difícil de olvidar.
Continue reading “Pensamientos sobre fechas, relaciones y el futuro de las religiones Afro-cubanas”

El Plagio y la Santería: La descarada falta de respeto por la propiedad intelectual ajena©

PLAGIO 1No sería necesario que destaque mi autoridad sobre la material para escribir de este tema con la propiedad que le experiencia me confiere. Sin embargo, por aquello de que conste claramente, lo haré. Mi entrenamiento profesional y académico es como periodista. Mi carrera me ha dado mucho entrenamiento laboral y la experiencia de conocer a personas de muchos niveles, desde políticos y artistas hasta personas comunes y corrientes pero que enfrentaron circunstancias extraordinarias y los llevaron a un nivel de notoriedad ante los medios de comunicación. Todas estas personas tienen algo en común: el confiar que yo relatara sus historias con respeto de y de manera verosímil.

Además de ser periodista, he tenido el privilegio de trabajar con autores de calibre y con una casa editorial muy conocida a manera de editora de libros en el área de metafísica, religión y temas orientados a la nueva era.

He editado libros sobre la Santería y las religiones afro-caribeñas por más de 10 años. Esto ha sido una experiencia muy enriquecedora, pero al mismo tiempo una que en ocasiones me ha llenado de ira e indignación. A mis manos han llegado manuscritos sometidos a la casa editorial que no son sino copias palabra por palabra de libros ya publicados. En un principio cuando uno empieza a leer un manuscrito, de los muchos que autores potenciales tratan de vender como ‘nuevos y frescos’, como colecciones de materiales de libretas inéditas (escritos que por lo general llevan los oloshas a través de su vida), uno se emociona ante el supuesto hallazgo. Pero de repente me empiezo a dar cuenta de que las palabras son muy familiares. De repente siento uno un frio en el estómago y luego gran indignación. Me dirijo a mi biblioteca personal y encuentro el libro del cual el ‘supuesto nuevo autor’ ha tomado palabra por palabra. Claro está, me aseguro de documentar el plagio adecuadamente y de que la casa editorial nunca publique el manuscrito, ya que a ellos les pueden demandar por plagio.

¿Por qué será que las personas sienten que tienen el derecho de robar material intellectual y que piensan que pueden salirse con la suya? En el pasado, era relativamente sencillo ir a Cuba y traer un libro publicado allí, re-imprimirlo bajo otro nombre y nadie se daba cuenta. Pero hoy día, hay algo que se llama Internet y a la mano está un poderoso mecanismo de búsqueda. Además, es bien fácil pedir libros de otros países por fuentes como Amazon.

Hay botánicas a través del mundo con estantes llenos de libros que no son sino puro plagio de materiales previamente publicados por oloshas respetados. Puedo nombrar algunos ejemplos, pero ya que no he contactado a los autores que han sido víctimas de plagio, me voy a centrar en relatarles mi experiencia más reciente como escritora.

Hace una semana, una amiga en Facebook me alertó de una página dedicada a negocio, una cierta botánica de Houston, Texas, la cual había subido a su página no uno sino varios de mis artículos en su muro y descaradamente habían sacado mi nombre y se lo habían atribuido a la persona que corre la página comercial. No les voy a dar publicidad en mi blog al mencionar su nombre ni el de su negocio.

Una vez verifique la veracidad de la información que mi amiga me compartió, le escribí un correo electrónico a los dueños del negocio para que retiraran los materiales de su página de Facebook, el correo electrónico no recibió respuesta por dos días. Sin embargo, en la página de Facebook donde entré a señalar el plagio, la respuesta fue bloquearme y lanzar un reto de la manera más ruda y descortés. Subsecuentemente, le pedí a mis seguidores en Facebook que le pidieran a los ladrones que retiraran los artículos del muro. La gerencia de la página ofreció disculpas a mis lectores en mensaje directo, pero no a mí, pese a que mis lectores se lo recalcaron. Eventualmente, me enviaron una disculpa privada por mensaje y por correo electrónico, pero una disculpa privada ante una ofensa pública no representa absolutamente nada, es un acto hipócrita. Cuando una persona ha sido ofendida y en este caso robada en un foro público, una página destinada al comercio y beneficiarse de mis escritos para posicionarse como autoridades en la materia, entonces, la disculpa debe ser hecha en público. Debe ser hecha en el mismo foro donde se cometió el descarado plagio, donde se lucraron de mis experiencias, mi vida y mi conocimiento como olosha.

Cuando señalé este punto a los dueños de la página, la reacción fue ignorar mi argumento. Más aun, esta persona que es olosha señaló que porque yo soy una buena autora la gente está tentada a copiar mi material y por tanto, debo ser yo la que lo proteja (y al blog) de los ladrones, del plagio.

Muy bien, vamos a seguir la lógica torcida de este individuo. En esencia, esta persona no tuvo ninguna pena de robar y de permitir que su administración de la página de Facebook robara (plagiara) mi material, lo que les molestó es que los sorprendieran con las manos en la masa. ¡Increíble, pero cierto!

Los ladrones de la señalada página de Facebook admiten que mis escritos son de valor. Entonces, según ellos es mi culpa que dichos escritos presenten una tentación muy grande para aquellos que no pueden o no saben escribir tan bien y que sucumben y se roban mi trabajo. Peor aún, según estas personas de carácter torcido, yo no debo confiar en la decencia de los lectores del blog de hacer lo propio y de solicitar permiso para poder compartir un enlace a mis escritos. En otras palabras, yo tengo que hacer que este blog sea una caja fuerte de hierro para proteger mis materiales porque la gente no es de fiar. ¿Conocen el dicho que versa “El ladrón juzga por su condición”?

Bueno siguiendo esta misma lógica, cualquiera que esté leyendo este blog, puede sentirse en toda libertad de ir a la botánica de estas personas y de tomar lo que gusten de los estantes sin miedo a repercusiones. ¿Por qué? Porque es la culpa de que gente quiera robar es de los dueños por tener materiales de valor a la venta que presentan tentación demasiado fuerte. Esta lógica dicta que es la responsabilidad de los dueños de instalar cámaras de seguridad para que nadie se robe nada.
Lo peor del caso, es que en comunicación con estos individuos, las cuales he grabado y documentado, esta no es la primera vez en que supuestamente plagian mis artículos en otros lugares, y por tanto ellos piensan que el yo reclamar mis derechos es una vendetta contra ellos en particular para hacerle pagar platos rotos ajenos. Estas personas piensan que el que yo reclame que alguien se robe mis escritos y los publique bajo un nombre ajeno es una venganza, ¡inaudito! Uno tiene que permitir, aparentemente, que alguien no solo se apropie de mis ideas, de mi relación con mi padrino como relatada en uno de los escritos plagiados, y quedarse de brazos cruzados. ¡Que descaro! Este es el primer caso documentado de plagio contra mi blog. Yo no me estoy vengando de nadie, estoy siendo honesta y apegándome a la verdad y a mis valores como olosha.

Esto nos deja con aun más interrogantes. ¿Cómo confiar en un olosha que administra una botánica donde se hacen pasar por conocedores a costillas de materiales plagiados? ¿Confieren credibilidad instantánea a oloshas y a otros que se las quieren dar de expertos en la materia foros como Facebook y otros medios sociales? La gente que esta hambrienta de consumir información tiene que tener cuidado de no ahogarse en la gula de un banquete instantáneo de conocimiento sobre los orishas.

En general, ¿qué nos indica el plagio y el robo intelectual que se comete en nuestra comunidad religiosa? Yo he visitado docenas de botánicas con anaqueles llenos de libros y folletos con casos descarados de plagio, todos a la venta.

¿Cómo confiar en un escritor que se roba materiales y los vende cuando no son sino basura robada? Y no lo digo por el contenido plagiado, lo digo por el asqueroso acto de robo. ¿Cómo confiar en botánicas que venden libros plagiados? Esos negocios están apoyando directamente el robo y lucrándose del mismo acto delictivo.

El plagio no está exento de castigo en nuestra sociedad. Existen leyes contra el plagio y el no conocerlas no excusa a nadie de infringirlas.

Como escritora, puede defender mis derechos de autora y voy a tomar acción contra quien robe materiales de mi blog.

Ya que los que cometieron el plagio tuvieron el buen sentido de retirar mis escritos, no voy, al momento a demandarles, pese a que luego de conversar con una abogada especializada en derechos de autoría e Internet estoy en mi derecho legal de hacerlo y de llevarlos a corte.

Moralmente, estas personas se comportaron de una manera poco adecuada al no ofrecer una disculpa pública y al tener la osadía de querer hacerse pasar por víctimas y de querer reflejar su culpa en mí, simplemente porque los agarraron con las manos en el proverbial jarro con las galletas.

¿Debemos de confiar en una fuente que se representa como expertos usando materiales robados para vender productos y sustentar su estatus en la comunidad virtual? Les dejo con esa interrogante.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá
Continue reading “El Plagio y la Santería: La descarada falta de respeto por la propiedad intelectual ajena©”

Alerta de Fraude: Medium en Venezuela lleva a cabo kariosha por medio de espíritus de babalawo y santero muertos©

Robo y confusión espiritual
Robo y confusión espiritual

Hay pocas cosas en esta vida que me hacen enojar. Una de ellas es el abuso, la otra son las prácticas fraudulentas que representan de manera errónea las religiones tradicionales africanas. No hay excusa alguna para quedarse en silencio al confrontar un caso de abuso o de fraude.

La historia que estoy por compartir pasó en Venezuela, hace casi cuatro años. La persona en este caso llegó a mí por medio del blog, y luego de intercambiar una serie de correos electrónicos personales, fue conociendo los detalles de lo que estoy por relatar. La llamaré Alicia por respeto a su petición de privacidad. Su intención al acercarse a mí fue el investigar cuál era su verdadero estado como supuesta iniciada y ver qué pasos tomar para corregir el predicamento espiritual que ahora enfrenta.

Esto fue lo que sucedió. Alicia conoció a esta trabajadora espiritual, no le voy a llamar espiritista por no quiero ofender a miles que practican de manera legítima el espiritismo y que pueden sentirse molestos al continuar leyendo este relato. Esta mujer alega que puede trasmitir mensajes de los muertos como caballo espiritual. Es durante este proceso de ser materia universal, como se describe ella, persuadió a Alicia de tener que hacer kariosha ya que su vida estaba en riesgo y si no pasaba por este proceso fallecería. Claro, nada como intimidación espiritual para motivar a una persona que desesperadamente buscaba mejorar su condición de salud y su vida espiritual.
Continue reading “Alerta de Fraude: Medium en Venezuela lleva a cabo kariosha por medio de espíritus de babalawo y santero muertos©”

Algunas notas sobre San Cipriano

El Santo Hechicero
The Sorcerer Saint

Alguien recientemente publicó algunas preguntas en el blog en respuesta a mi artículo anterior sobre San Cipriano. En lugar de simplemente responder a la pregunta, me decidí a escribir un ensayo para ser publicado en el blog, ya que otras personas puedan encontrarlo de interés. San Cipriano de Antioquía estaba en las listas de los santos venerados oficialmente hasta hace unas décadas. Al igual que muchos otros santos folklóricos tales como Santa Bárbara, hay poca evidencia real de que alguna vez existió.

La leyenda que San Cipriano fue un mago o un mago hasta su conversión al cristianismo y más tarde su martirio. Parte del folklore dice que él nunca abandonó por completo la práctica de la magia. Se dice que él continuó practicando las artes mágicas en secreto. Si San Cipriano existía (y sospecho que la leyenda se basa en una persona real o tal vez en una combinación de varios individuos), entonces lo que él practicaba era probable que algún tipo de Teurgia y / o hermetismo. Los que están en busca de una buena visión general sobre este tema debería ver la Magia Hermética libro de Stephen Flowers Edred.

Suponiendo que existiera, yo tengo serias dudas en cuanto a si él tenía “relaciones con los demonios” o que está “trabajando con Lucifer” como alguien dijo en respuesta a mi artículo original. Esta perspectiva era simplemente propaganda de la iglesia, que tendía a ensuciar cualquier tipo de implicación con el uso de la magia, la espiritualidad y la adivinación catalogándolo como “demoníaco” o “satánico”. Vamos a enfrentar los hechos, la iglesia todavía califica las entidades espirituales fuera del dogma oficial de la Iglesia como de origen demoníaco o de los ángeles caídos. Así que siguen catalogando a los Seres que trabajan rutinariamente con nosotros en la década de los ATR, como los Orishas, los lwá, los mpungos, Nkisi, Eggun, etc. como como “demoníaco”.

Los pueblos antiguos, como los romanos, griegos, caldeos, egipcios, etc. tendían a no hacer tales rígidas distinciones entre los “demonios” y “lo satánico” a menos que la entidad en cuestión fuera abiertamente malévola. La entidad Lucifer históricamente no ha sido identificada, ya sea con Satanás o con los demonios. La Iglesia sin embargo era bastante ansioso por hacerlo y porque es propias razones, que iba a extender su control sobre las mentes de todas las personas en todas partes. No podía tolerar cualquier otra forma de creencia fuera de su control. Un buen libro que profundiza en cómo el mito del Diablo fue creado y desarrollado a través del tiempo es el trabajo de Elaine Pagel Los orígenes de Satanás. Que conste que no creen en la existencia del diablo, aunque sí reconocen que se trata de un poderoso arquetipo junguiano psicológico.

Volviendo al tema que nos ocupa – San Cipriano, creo que se le puede considerar en términos Lucumí, como un tipo de Eggun, un “Muerto” o una clase de Guía Espiritual. Aunque en realidad no existe históricamente, aun así puede ser visto como una entidad espiritual útil, que cae en la categoría de “Egregore”. Esta es una forma de pensamiento masivo que ha sido enérgicamente cargado y mantenido durante siglos por medio de continuas oraciones y actos devocionales. De cualquier manera, San Cipriano representa una entidad espiritual vibrante.

En el folklore, San Cipriano era visto como el santo patrón de los adivinos, magos y trabajadores espirituales. Por lo tanto, se apela en peticiones y para aumentar los conocimientos y habilidades en estas áreas. Una persona en el blog me preguntó si yo pensaba que “sería positivo / beneficioso comunicarse con este santo” Mi respuesta es que depende. Como dice el viejo refrán “si yo no te conozco, entonces, ¿por qué me estás llamando?”. No veo ninguna razón por que cualquiera quisiera intentar comunicarse con una entidad si no tienen algún asunto pendiente con esa entidad y con un Santo. En otras palabras, si una persona no es un trabajador espiritual de algún tipo y no tiene una fuerte afinidad por este Santo, entonces la comunicación no debe intentarse. Una segunda instancia sería en aquellos casos en los que el propio Santo ha iniciado contacto. Una tercera instancia sería si durante el curso de un Registro o lectura se bajó que uno debe empezar a trabajar con esta o cualquier otra entidad.

En mi caso, parece que es san Cipriano quien intentó contacto. Ni siquiera estaba pensando en él cuando esto ocurrió. Por tanto esta comunicación la clasifico como algo poco usual. En cuanto a por qué se puso en contacto conmigo, tengo mis sospechas, pero por el momento me las reservo y seguiré trabajando con él poco a poco por mucho tiempo.

Kal Continue reading “Algunas notas sobre San Cipriano”

Como probar a un guía espiritual

Interactuando con espíritus...una tarea difícil
En un momento u otro la mayoría de las personas que se hacen una lectura con un espiritista, o ya sea con un santero, palero, un mambo, houngan, o cualquier otro adivino profesional de la religión tradicional africana, encontrará que le dicen que hay un espíritu que le acompaña, o que le protege, o hasta que le está causando problemas en su vida. ¿Por qué? Seamos realistas, somos seres materiales impulsados por espíritus. Llevamos un espíritu por dentro de este cuerpo. Somos espíritus en un mundo material, sí el cantante inglés Sting está en lo correcto y lo bueno es que el tiene el talento que no tengo yo de decirlo con una buena canción “Spirits in the Material World”.

En cualquier caso, comprobar la validez de un espíritu es un proceso complejo que no se puede conseguir de la noche a la mañana. Hay una serie de elementos calificadores que son necesarios para categorizar un espíritu. Es importante poder trabajar con un espíritu que sea beneficioso y lo suficientemente avanzado como en su evolución como para proporcionar un buen consejo y ser un buen socio. Esta es la lista de elementos a tener en cuenta:
Continue reading “Como probar a un guía espiritual”