La historia de Diana Rosado: Alegado Caso de Fraude y extorción en Santería ocurrido en Orlando, FL

dile noLa historia que van a leer es un ejemplo de porque la gente necesita investigar con cuidado antes de involucrarse en una casa de santo o ilé.

Hace unos dos meses desde que Diana Rosado se puso en contacto conmigo por medio de correo electrónico en busca de consejo. Yo soy extremadamente cuidadosa y me gusta enterarme de los hechos con calma antes de dar algún consejo a alguien o de recomendarle el caso algún otro santero de mi confianza que esté cerca de la persona que requiere ayuda.

Primero, me quiero asegurar que en realidad haya una necesidad spiritual. Segundo, es importante que el nivel de destreza del olosha a quien voy a recomendar sea el necesario para ayudar a la persona. Si es posible, también trato de tener en mente los temperamentos tanto de la persona que necesita ayuda como del olosha. No hay nada peor que lidiar con una persona lastimada, cuya fe ha sido hecha trizas y su confianza ha sido violada. Requiere tener mucha paciencia, generosidad de espíritu, conocimiento y empatía.

Quizás piense que tengo en mente demasiadas consideraciones, pero cuando alguien ha sido victimizado, lo menos que necesitan es poner su ya resquebrajada fe y crecientes problemas en las manos de alguien que no les puede guiar para encontrar la solución a sus problemas.

Continue reading “La historia de Diana Rosado: Alegado Caso de Fraude y extorción en Santería ocurrido en Orlando, FL”

Empleo legal para los muertos: Cómo buscar tierra de cementerio desde la perspectiva del Hoodoo y de la Santería

El pago al estilo Hoodoo: Vela y Whiskey (las monedas no sen ven en la foto)
El pago al estilo Hoodoo: Vela y Whiskey (las monedas no sen ven en la foto)

Han pasado unas tres décadas desde que por primera vez que me tocó buscar tierra en un cementerio. Estaba hecha un manojo de nervios porque a mí eso de ir a cementerios no me agradaba. Además, me sentía como si todo mundo me estuviera mirando y siguiendo cada paso que daba esa mañana. Poco me imaginaba yo que iba a repetir este proceso muchas veces más en mi vida. Bueno, puedo decir que se hace más fácil con el tiempo y cuando uno sabe lo que está haciendo y no solo siguiendo unas instrucciones y haciendo las cosas porque hay que hacerlas.

Comencemos con la ética asociada al buscar tierra de cementerio. Hay que hacer esto con un propósito y con respeto, sin querer esclavizar a espíritus. Vamos punto por punto a abordar estos dos principios guía.

Propósito:

Hay quien practica la magia y van de cementerio en cementerio coleccionando tierra de tumbas de personas célebres para tenerlas en su arsenal para cuando surja la necesidad de usarlas.

Continue reading “Empleo legal para los muertos: Cómo buscar tierra de cementerio desde la perspectiva del Hoodoo y de la Santería”

El Plagio y la Santería: La descarada falta de respeto por la propiedad intelectual ajena©

PLAGIO 1No sería necesario que destaque mi autoridad sobre la material para escribir de este tema con la propiedad que le experiencia me confiere. Sin embargo, por aquello de que conste claramente, lo haré. Mi entrenamiento profesional y académico es como periodista. Mi carrera me ha dado mucho entrenamiento laboral y la experiencia de conocer a personas de muchos niveles, desde políticos y artistas hasta personas comunes y corrientes pero que enfrentaron circunstancias extraordinarias y los llevaron a un nivel de notoriedad ante los medios de comunicación. Todas estas personas tienen algo en común: el confiar que yo relatara sus historias con respeto de y de manera verosímil.

Además de ser periodista, he tenido el privilegio de trabajar con autores de calibre y con una casa editorial muy conocida a manera de editora de libros en el área de metafísica, religión y temas orientados a la nueva era.

He editado libros sobre la Santería y las religiones afro-caribeñas por más de 10 años. Esto ha sido una experiencia muy enriquecedora, pero al mismo tiempo una que en ocasiones me ha llenado de ira e indignación. A mis manos han llegado manuscritos sometidos a la casa editorial que no son sino copias palabra por palabra de libros ya publicados. En un principio cuando uno empieza a leer un manuscrito, de los muchos que autores potenciales tratan de vender como ‘nuevos y frescos’, como colecciones de materiales de libretas inéditas (escritos que por lo general llevan los oloshas a través de su vida), uno se emociona ante el supuesto hallazgo. Pero de repente me empiezo a dar cuenta de que las palabras son muy familiares. De repente siento uno un frio en el estómago y luego gran indignación. Me dirijo a mi biblioteca personal y encuentro el libro del cual el ‘supuesto nuevo autor’ ha tomado palabra por palabra. Claro está, me aseguro de documentar el plagio adecuadamente y de que la casa editorial nunca publique el manuscrito, ya que a ellos les pueden demandar por plagio.

¿Por qué será que las personas sienten que tienen el derecho de robar material intellectual y que piensan que pueden salirse con la suya? En el pasado, era relativamente sencillo ir a Cuba y traer un libro publicado allí, re-imprimirlo bajo otro nombre y nadie se daba cuenta. Pero hoy día, hay algo que se llama Internet y a la mano está un poderoso mecanismo de búsqueda. Además, es bien fácil pedir libros de otros países por fuentes como Amazon.

Hay botánicas a través del mundo con estantes llenos de libros que no son sino puro plagio de materiales previamente publicados por oloshas respetados. Puedo nombrar algunos ejemplos, pero ya que no he contactado a los autores que han sido víctimas de plagio, me voy a centrar en relatarles mi experiencia más reciente como escritora.

Hace una semana, una amiga en Facebook me alertó de una página dedicada a negocio, una cierta botánica de Houston, Texas, la cual había subido a su página no uno sino varios de mis artículos en su muro y descaradamente habían sacado mi nombre y se lo habían atribuido a la persona que corre la página comercial. No les voy a dar publicidad en mi blog al mencionar su nombre ni el de su negocio.

Una vez verifique la veracidad de la información que mi amiga me compartió, le escribí un correo electrónico a los dueños del negocio para que retiraran los materiales de su página de Facebook, el correo electrónico no recibió respuesta por dos días. Sin embargo, en la página de Facebook donde entré a señalar el plagio, la respuesta fue bloquearme y lanzar un reto de la manera más ruda y descortés. Subsecuentemente, le pedí a mis seguidores en Facebook que le pidieran a los ladrones que retiraran los artículos del muro. La gerencia de la página ofreció disculpas a mis lectores en mensaje directo, pero no a mí, pese a que mis lectores se lo recalcaron. Eventualmente, me enviaron una disculpa privada por mensaje y por correo electrónico, pero una disculpa privada ante una ofensa pública no representa absolutamente nada, es un acto hipócrita. Cuando una persona ha sido ofendida y en este caso robada en un foro público, una página destinada al comercio y beneficiarse de mis escritos para posicionarse como autoridades en la materia, entonces, la disculpa debe ser hecha en público. Debe ser hecha en el mismo foro donde se cometió el descarado plagio, donde se lucraron de mis experiencias, mi vida y mi conocimiento como olosha.

Cuando señalé este punto a los dueños de la página, la reacción fue ignorar mi argumento. Más aun, esta persona que es olosha señaló que porque yo soy una buena autora la gente está tentada a copiar mi material y por tanto, debo ser yo la que lo proteja (y al blog) de los ladrones, del plagio.

Muy bien, vamos a seguir la lógica torcida de este individuo. En esencia, esta persona no tuvo ninguna pena de robar y de permitir que su administración de la página de Facebook robara (plagiara) mi material, lo que les molestó es que los sorprendieran con las manos en la masa. ¡Increíble, pero cierto!

Los ladrones de la señalada página de Facebook admiten que mis escritos son de valor. Entonces, según ellos es mi culpa que dichos escritos presenten una tentación muy grande para aquellos que no pueden o no saben escribir tan bien y que sucumben y se roban mi trabajo. Peor aún, según estas personas de carácter torcido, yo no debo confiar en la decencia de los lectores del blog de hacer lo propio y de solicitar permiso para poder compartir un enlace a mis escritos. En otras palabras, yo tengo que hacer que este blog sea una caja fuerte de hierro para proteger mis materiales porque la gente no es de fiar. ¿Conocen el dicho que versa “El ladrón juzga por su condición”?

Bueno siguiendo esta misma lógica, cualquiera que esté leyendo este blog, puede sentirse en toda libertad de ir a la botánica de estas personas y de tomar lo que gusten de los estantes sin miedo a repercusiones. ¿Por qué? Porque es la culpa de que gente quiera robar es de los dueños por tener materiales de valor a la venta que presentan tentación demasiado fuerte. Esta lógica dicta que es la responsabilidad de los dueños de instalar cámaras de seguridad para que nadie se robe nada.
Lo peor del caso, es que en comunicación con estos individuos, las cuales he grabado y documentado, esta no es la primera vez en que supuestamente plagian mis artículos en otros lugares, y por tanto ellos piensan que el yo reclamar mis derechos es una vendetta contra ellos en particular para hacerle pagar platos rotos ajenos. Estas personas piensan que el que yo reclame que alguien se robe mis escritos y los publique bajo un nombre ajeno es una venganza, ¡inaudito! Uno tiene que permitir, aparentemente, que alguien no solo se apropie de mis ideas, de mi relación con mi padrino como relatada en uno de los escritos plagiados, y quedarse de brazos cruzados. ¡Que descaro! Este es el primer caso documentado de plagio contra mi blog. Yo no me estoy vengando de nadie, estoy siendo honesta y apegándome a la verdad y a mis valores como olosha.

Esto nos deja con aun más interrogantes. ¿Cómo confiar en un olosha que administra una botánica donde se hacen pasar por conocedores a costillas de materiales plagiados? ¿Confieren credibilidad instantánea a oloshas y a otros que se las quieren dar de expertos en la materia foros como Facebook y otros medios sociales? La gente que esta hambrienta de consumir información tiene que tener cuidado de no ahogarse en la gula de un banquete instantáneo de conocimiento sobre los orishas.

En general, ¿qué nos indica el plagio y el robo intelectual que se comete en nuestra comunidad religiosa? Yo he visitado docenas de botánicas con anaqueles llenos de libros y folletos con casos descarados de plagio, todos a la venta.

¿Cómo confiar en un escritor que se roba materiales y los vende cuando no son sino basura robada? Y no lo digo por el contenido plagiado, lo digo por el asqueroso acto de robo. ¿Cómo confiar en botánicas que venden libros plagiados? Esos negocios están apoyando directamente el robo y lucrándose del mismo acto delictivo.

El plagio no está exento de castigo en nuestra sociedad. Existen leyes contra el plagio y el no conocerlas no excusa a nadie de infringirlas.

Como escritora, puede defender mis derechos de autora y voy a tomar acción contra quien robe materiales de mi blog.

Ya que los que cometieron el plagio tuvieron el buen sentido de retirar mis escritos, no voy, al momento a demandarles, pese a que luego de conversar con una abogada especializada en derechos de autoría e Internet estoy en mi derecho legal de hacerlo y de llevarlos a corte.

Moralmente, estas personas se comportaron de una manera poco adecuada al no ofrecer una disculpa pública y al tener la osadía de querer hacerse pasar por víctimas y de querer reflejar su culpa en mí, simplemente porque los agarraron con las manos en el proverbial jarro con las galletas.

¿Debemos de confiar en una fuente que se representa como expertos usando materiales robados para vender productos y sustentar su estatus en la comunidad virtual? Les dejo con esa interrogante.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá
Continue reading “El Plagio y la Santería: La descarada falta de respeto por la propiedad intelectual ajena©”

Alerta de Fraude: Medium en Venezuela lleva a cabo kariosha por medio de espíritus de babalawo y santero muertos©

Robo y confusión espiritual
Robo y confusión espiritual

Hay pocas cosas en esta vida que me hacen enojar. Una de ellas es el abuso, la otra son las prácticas fraudulentas que representan de manera errónea las religiones tradicionales africanas. No hay excusa alguna para quedarse en silencio al confrontar un caso de abuso o de fraude.

La historia que estoy por compartir pasó en Venezuela, hace casi cuatro años. La persona en este caso llegó a mí por medio del blog, y luego de intercambiar una serie de correos electrónicos personales, fue conociendo los detalles de lo que estoy por relatar. La llamaré Alicia por respeto a su petición de privacidad. Su intención al acercarse a mí fue el investigar cuál era su verdadero estado como supuesta iniciada y ver qué pasos tomar para corregir el predicamento espiritual que ahora enfrenta.

Esto fue lo que sucedió. Alicia conoció a esta trabajadora espiritual, no le voy a llamar espiritista por no quiero ofender a miles que practican de manera legítima el espiritismo y que pueden sentirse molestos al continuar leyendo este relato. Esta mujer alega que puede trasmitir mensajes de los muertos como caballo espiritual. Es durante este proceso de ser materia universal, como se describe ella, persuadió a Alicia de tener que hacer kariosha ya que su vida estaba en riesgo y si no pasaba por este proceso fallecería. Claro, nada como intimidación espiritual para motivar a una persona que desesperadamente buscaba mejorar su condición de salud y su vida espiritual.
Continue reading “Alerta de Fraude: Medium en Venezuela lleva a cabo kariosha por medio de espíritus de babalawo y santero muertos©”

Diario de un kariosha: Una travesía de transformación©

idde elegba

Al proceso de asentar a un orisha dentro de lo que es la mejor piedra, nuestra propia cabeza, se le llama kariosha. A este también se le conoce como yoko orisha, asiento o coronación. El proceso involucra a fin de cuentas una simbiosis espiritual y biológica donde una fuerza externa que está alineada con el orí del individuo de por vida. Una vez que se completa de manera exitosa este proceso, una serie de cambios en cadena debe acelerar el desarrollo espiritual y físico del individuo que ha pasado por el kariosha.

Sin embargo, esta no es la manera en la cual la mayor parte de las personas entienden la transformación que el proceso de kariosha significa. Para la mayor parte, los de mentalidad simple, el proceso es uno de coronación. Es uno donde se alimenta el ego y uno donde se crea un rey o una reina que ahora tiene “coronado Shango”, o a “Yemayá coronada” o a cualquiera que sea el orisha que resultó ser la guía para la vida del iyawó o novio(a) del orisha. He aquí donde yo difiero de esos seguidores que van por la vida de una manera poco inteligente, ufanos de “tener tal o cual orisha coronado” pensando que de alguna manera ahora son un nuevo dios o diosa encarnados o un nuevo miembro de una casta real. Maldito sean los títulos. Cada iniciado, sin importar su rango, no es sino un servidor de los orishas. No me importa si se trate de un olosha o si piense esta persona que por ser un oluwo está en lo más alto del escalafón de iniciaciones (como muchos se consideran al hacer Ifá y escalafón con el cual yo estoy en desacuerdo), cada persona que pasa por una de estas iniciaciones, sin importar de cual se trate no es más ni menos que un servidor de los orishas. Si recordamos este simple hecho, seríamos una mejor comunidad religiosa porque nos mantendríamos operando desde un parámetro y mentalidad de humildad y de servidumbre con amor a los orishas y hacia nuestros hermanos y hermanas y para con la comunidad en general. La palabra sirviente no es una denigrante, por el contrario, en este caso es un alto honor el servir.

No obstante, antes de que siga por esta tangente, aunque considero que este recordatorio es bien importante, voy a regresar al tema original: Transformación.

Continue reading “Diario de un kariosha: Una travesía de transformación©”