La Misa Espiritual: Una puerta a otro mundo

Oraciones Escogidas

La misa espiritual es una reunión de médiums en busca de lograr contacto con entidades no corporales. En el Caribe y en los Estados Unidos hay una serie de variaciones de la misa espiritual, pero todas tienen en comun el uso de una vela blance, una vasija de cristal con agua a la que los espiritistas llaman ‘fuente’, una cruz, agua florida y una libro de oraciones.

El llevar a cabo una misa espiritual no es disimil a las llamadas veladas espiritualistas o séance como se les conoce en inglés, ya que ambas requieren de médiums y de expectadores concentrados para lograr un propósito: La comunicación espiritual. Los espiritistas se enorgullecen de trabajar para el bien de las personas, buscan hacer caridad y ayudar al prójimo a elevar su conocimiento espiritual, en apreder acerca de su cuadro espiritual o sus seres espirituales asignados y en remover influencias espirituales negativas o en ayudar a mejorar condiciones físicas.

Algunos de los médiums alcanzan un estado de trance gracias a fórmulas aprendidas de sus mayores, algunos otros médiums que se han desarrollado por su cuenta, puede que no exhiban esos patrones aprendidos, pero en cualquiera de los dos casos los resultados pueden ser igual de impresionantes. Por ejemplo, los médiums en Puerto Rico por lo general comienzan su trasmisión con un saludo por parte del espíritu que normalmente expresa su intención de preparar a la ‘casilla’ para recibir al espíritu. Podría por ejemplo oir al espíritu diciendo: “Soy María preparando la casilla y sus organos para recibir los fluidos y comunicaciones…”. Por lo general la sesión puede que continue y que de repente el médium entre de lleno en trance y a trabajar en su comunicación espiritual.

Sin embargo, me estoy adelantando un poco. Los pasos iniciales de una misa a grandes razgos es la lectura de una serie de rezos del Libro Oraciones Escogidas de Alan Kardec en las que se invocan a los espíritus guardianes, a rezar por la paz y estabilidad y por las almas de aquellos que necesitan ayuda. Dependiendo del templo espiritista donde uno vaya, puede ser que tengan al pie de la mesa una vasija de agua con flores y agua florida para que las personas se limpien durante la misa.

La misa espiritual está dirigida por un espiritista de mayor conocimiento a quien se le llama ‘presidente de la mesa’. Esta persona tiene por lo general la tarea de llevar a cabo la lectura de las oraciones y de dar seguimiento cauteloso a la labor de los médiums. El presidente también lleva apuntes para los presentes y dirige a otros médiums a ayudar a los médiums físicos de ser necesario. Cualquier espiritista que quiera compartir un mensaje lo puede hacer luego de pedir el permiso a quien preside la mesa. Existe orden en el proceso de trasmitir los mensajes de los espíritus, pero a veces las cosas se pueden complicar cuando más de una ‘causa’ o espíritu/pensamiento negativo se materializan por medio de dos médiums a la misma vez. Es dificil lidiar con un espíritu alborotado, y más aun lo es tener que lidiar con dos porque la atención hay que dividirla y es imperante mantener las oraciones en cadena para ayudar a las medio unidades cuyos cuerpos están siendo ocupados por estas energías desagradables.

Por tanto, el presidente es responsable de agilizar el proceso para que esos espíritus, pensamientos o causas (sea cual sea) comuniquen su mensaje cuanto antes, reconozcan su error, recojan cualquier envío del que sean responsable en su forma no corpórea y se vayan habiendo pedido perdón por sus trasgresiones.

No necesariamente se va uno a encontrar con este tipo de influencias negativas en cada misa a la cual asista. De hecho, si uno va a varias misas en un templo y todo lo que ve es este tipo de patrón, tal vez sería propicio considerar ir a otro templo donde los médiums tengan una audiencia un poco más organizada sobre sus asuntos. Cuando los espiritistas y los presentes en la misa llevan una vida organizada y practican higiene espiritual, hay menos ocurrencias de levantamiento de causas y las misas pueden evolucionar y convertirse en lugares de aprendizaje avanzado donde espíritus más elevados vienen a compartir lo que han aprendido desde que dejaron el plano terrenal. Cuando nuestra vidas y pensamientos giran solamente en torno a lo material, por lo general atraermos a espíritus que tienen una afinidad sobre asuntos de sobrevivencia terrenal. Las cosas afines se atraen.

En mi proximo escrito sobre Misas Espirituales compartiré más sobre misas donde se hacen levantamientos de causa de espiritus malechores versus las misas menos frecuentes donde hay trasmisión de conocimiento de seres más evolucionados. También compartiré más datos sobre el proceso de trance desde el punto de vista formulaico y el punto de vista de una persona que ha evolucionado espontáneamente.

Hasta entonces, les deseo que estén guiados por buenos espíritus.

Omimelli,
Oní Yemayá Ashagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Espiritismo. Bookmark the permalink.

One Response to La Misa Espiritual: Una puerta a otro mundo

  1. rosario gonzalez says:

    hola.
    me gusta mucho este tema ,y en verdad soy de las que creen que una buena misa espiritual es casi como un ita,tengo la experencia muy buena de las misas que se dieron antes de mi santo ,por lo que le doy una gran importancia a ella dentro de la religion ,asi que te agradesco de ante mano todo lo que puedes hablarnos sobre ella.saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *