¿Existe un futuro para la Santería?

Un Eleguá le dice al otro: Vamos a traerle un chusmón con dinero para kariosha a ver qué hace nuestro omó. Te apuesto una jutía ahumada a que no analiza la situación como debería y se mete a iniciar a alguien que no vale la pena

En los últimos 20 años han tenido lugar una serie de cambios profundos en la manera en la cual los seres humanos se comunican y se relacionan entre sí. Con la llegada del Internet y la creación de blogs, websites, foros y finalmente el surgimiento de las redes sociales se creó un arma de doble filo para nuestras religiones afro-caribeñas. El poder de las comunicaciones realzadas y la disponibilidad de todo tipo de información sin un sistema de revisión y balances han creado el lugar perfecto para que se desarrollen los mercaderes de la religión y los charlatanes y explotadores que hoy día florecen con gran prosperidad.

Antes, nos limitábamos a encontrar a raqueteros en las comunidades en las que vivían, y tal vez los hallábamos de vez en cuando anunciados en algún periodiquito comunitario o nos enterábamos de su existencia por medio de comentarios de gente que les conocía y habían usado sus servicios. Hoy dia, cualquier supuesto iniciado puede hacer su negocio por Internet, andar merodeando o troleando en sitios como Facebook buscando establecerse como expertos in conversaciones y foros, pueden establecer un blog o un website y amasar un lucrativo negocio en la Santería.

¿Cómo sé yo esto? A mí me toca leer pilas de emails de gente que quiere consejos y ayuda después de haber pasado un tremendo mal rato al haber conocido al llamado padrino o madrina ideal por Internet. He visto un poco de todo, desde los que se topan con padrinos explotadores que ven a sus ahijados como si fueran el cheque mensual, hasta los que resultan fastidiados por medio de iniciaciones mal hechas. En general, el sentimiento manifestado por la mayor parte de estas personas es uno de dolor, se sienten engañados, damnificados y abusados. Tengo que decir que tal vez uno de los peores abusos que un ser humano puede pasar es el que alguien le defraude a nivel espiritual, lastimando su bienestar interior y por tanto interfiriendo con su desarrollo a nivel personal y espiritual. Si esto no es equivalente a un ultraje espiritual, entonces no sé qué lo será.

Bajo la premisa de que la información por internet está disponible de manera rápida, muchos arguyen que la Santería no debe tener secretos y que sus iniciados deben compartir todos los conocimientos sin preguntar a quien se los dan o cómo es diseminada dicha información. Yo he participado en conversaciones bien acaloradas sobre este tema con muchas personas y debo decir que no solo estoy en completo desacuerdo sino que no me disculpo para nada por no aplaudir sus libertinos puntos de vista.

Hay muchas clases de personas que apoyan esta gula de conocimiento. Entre ellos los principales son los que no tienen respeto alguno por las tradiciones, a esos le siguen los ilusos de la nueva era o new agers que todo lo ven con lentes color de rosa en su espiritualidad tipo Alicia en el País de las Maravillas, quienes creen que todo conocimiento se les debe poner a la mano en bandeja de plata nada más porque así lo desean. Esos son los que me dan susto porque son los que ven a nuestros Orishas como deidades que pueden incorporar libremente a su panteón del día tal como lo harían con cualquier dios nórdico o cualquier dios o diosa de otra cultura. Esos son los que carecen de un entendimiento básico porque los orishas no son dioses, pero prefiero no desviarme a este tema que de por sí tiene mérito por cuenta propia y merece ser discutido por separado. Por supuesto, hay aquellos que no han recibido iniciación alguna y que se hacen pasar por iniciados porque se han leído suficientes libros como para crear una imagen con suficiente peso como para ser creída. Es precisamente porque existen individuos con hambre de poder, dinero y estatus quienes están dispuestos a vender lo que sea por alimentar sus egos y sus bolsillos que estamos hoy día enfrentando un gran deterioro en la Santería.

Finalmente también están los que protegen a narcotraficantes y que están constantemente a la búsqueda de trabajos más poderosos para vender a los traficantes de la muerte. En resumen, hay muchas razones y tipos de individuos quienes buscan el que santeros legítimos les abran sus libretas, ofrezcan sus conocimientos y que pongan sus ilés a su disposición y a que compartan todo su conocimiento de manera libre y sin discrimen. Voy a decir algo nuevamente para que conste, yo no apoyo esto en lo más mínimo.

Esto me lleva a otro asunto que estamos enfrentando como comunidad religiosa: la falta de discrimen. Sí, la palabra discrimen es una que ha sido vilificada, pero les aseguro que este caso, es una bendición el saber cómo discriminar. El discriminar no es sólo el establecer una diferencia en el trato basado en otra cosa que no sea el mérito individual, sino el distinguir por medio del discernimiento y la exposición de diferencias. ¿Por qué es importante discriminar? Porque le permite a los santeros responsables el discernir quien está listo y es apropiado para ser admitido en nuestra religión. Es en parte porque muchos santeros tienen fábricas de iniciaciones que estamos en el estado de deterioro en el que estamos, mismo que si no es corregido, en unos 20 años nos llevara a la resquebrajamiento de nuestra cultura religiosa y no se podrá frenar ya la perdida de tradiciones. Marque mis palabras y eche el cronometro a marchar.

Por supuesto, la complejidad de los problemas que enfrentamos en la Santería no empezó con el Internet. Yo no esto vilificando este importante canal de comunicación. Tampoco soy tan inocente como para pensar que antes del Internet no había información disponible. Como lectora ávida y colectora de libros estoy bien consciente de la creciente disponibilidad de libros impresos y del deseo de las casas editoriales en los Estados Unidos y en otros países de ofrecer nuevos títulos bajo sus selecciones de ‘New Age’ y ‘Auto Ayuda,’ las cuales comenzaron a crear cambios, inundado el mercado con libros de distribución masiva pero carentes de buen trasfondo investigativo. En defensa de algunas casas editoriales, puedo decir que tampoco era realmente fácil el encontrar fuentes de buena reputación dispuestas a avalar los manuscritos presentados por algunos autores los cuales hoy dia son considerados como ‘autoridades’ porque fueron los primeros en ser publicados en el mercado, no porque fueron los primeros en publicar información acertada y fidedigna. Estos libros fueron creados para satisfacer a aquellos en búsqueda de conocimiento rápido, a los magos que se la pasan sentados en su silla leyendo en lugar de participar en comunidades de verdad y quienes luego establecen sus negocios con el conocimiento pasivamente adquirido por medio de la lectura.

En resumen, tenemos dos temas principales los cuales enfrentar como comunidad si es que queremos preservar nuestras tradiciones y continuar teniendo una religión que valga la pena practicar por generaciones a venir. Primero permítanme abordar del tema de quienes ingresan a nuestras filas de iniciados, segundo abordaré el tema sobre la necesidad de continuar infundiendo un sentido de responsabilidad en la diseminación y en el compartir conocimientos. Para ambas tareas debemos aplicar la máxima socrática “la vida sin examinar no merece vivirse”.

Necesitamos examinar nuestra vida religiosa tanto a nivel personal como de comunidad si es que vamos a poder sobrevivir y tener un legado que valga la pena compartir, no solo para las generaciones venideras sino para las que están en la actualidad en el proceso de formación y las cuales tendrán pronto en sus manos en futuro de nuestra religión. Les garantizo, que la tarea de autoexamen es una difícil, será desagradable y nos va a forzar a realizar una introspección personal en la cual tendremos que ser honestos sobre el nivel de conocimiento y sobre nuestro entrenamiento religioso. El autoexamen también debe hacernos ser escuetos sobre nivel de conocimiento espiritual, nuestro progreso moral y ético, sobre nuestras deficiencias y de igual manera nuestros méritos. En resumen deberíamos enfocarnos en nuestro interior, haciéndonos hurgar y luego analizar una realidad que para muchos no será bonita. De hecho, para la mayor parte de nosotros esta realidad— si es que somos sinceros y no nos cegamos por el ego— debe ser bien dura e inapetente, porque perfectos, no somos.

¿Existe un fututo para la Santería? ¡Por supuesto que sí! Pero antes de adentrarnos en como ese posible futuro se podría ver, vamos a analizar los dos asuntos que tenemos a la mano y que hemos identificado como amenazas que soslayan nuestro presente.

Iniciacion Selectiva

Estoy bien consiente que este tema va a crear una serie de acalorados argumentos en ilés. El cambio raras veces es fácil, pero en este caso, debemos abrazar el cambio para poder limpiar nuestros ilés y para poder sembrar nuevamente terreno fértil con semillas que valgan la pena cultivar. Yo ya no practico el catolicismo pero sí creo que la parábola del sembrador en el Evangelio según San Marcos tiene un profundo paralelismo con nuestra situación actual. Nuestra comunidad ha esparcido demasiadas semillas, demasiado rápido sin importar las condiciones en las que plantaban las mismas. Es tiempo de detenernos y de considerar selectivamente el terreno sobre el cual esparcimos nuestras semillas y cuales semillas cultivamos. Solo asi podremos cosechar frutos de acuerdo a acciones espirituales guiadas por la sabiduría.

Comenzé el artículo citando a Sóocrates y su máxima sobre una vida que no solo es menos significante pero llanamente no merece ser vivida si no es examinada de manera apropiada. Voy a expandir esto incluyendo tres otras líneas de pensamiento fuera de lo común para formar la base sobre la cual podemos volver a trazar un futuro para la santería.

Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás, dijo, “Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”, por tanto debemos estar en todo momento conscientes de nuestra historia y evitando a todo costo el volver a cometer errores del pasado. Para lograr esto hay que entender y honrar los sacrificios hechos por los que sentaron las bases de nuestra religión, la Santería en el Nuevo Mundo. Esto me lleva a considerar mi tercer concepto, “Descanzamos sobre los hombros de aquellos que vinieron antes de nosotros”, con ellos tenemos una deuda de gratitud y de hechos. Un pensamiento complementario que completa el cuarteto proviene de la gente Akan: “Se wo were fi na wosankofa a yenkyi”, lo cual se traduce como, “No está mal el regresar a buscar lo que se nos ha olvidado”. No está mal el detenernos, examinar y pensar y el volver a trazar nuestro curso. Lo que si es moralmente erróneo es el continuar en conductas contraproducentes a sabiendas de que las mismas son para engrandecernos pero las cuales causan detrimento a la comunidad religiosa.

Cuando las personas inician a cualquiera que les llega en puerta, esto es lo que sucede, terminamos con fábricas de iniciaciones. Las fábricas de iniciaciones alimentan los bolsillos, hinchan las cabezas de los padrinos y madrinas quienes compiten a ver cuántas cabezas han logrado incorporar en sus filas, sin lugar a dudas las fábricas de iniciaciones alimentan los egos. En general, los resultados son van en detrimento de todos porque por lo general estos padrinos y madrinas dejan un montón de ahijados y oloshas desparramados pobremente educados y criados. Estos iniciados a su vez, perpetúan conceptos ignorantes que sus mayores trasmitieron ya que no cumplieron con lo fundamental que debe hacer cada mayor: educar sin egoísmo.

Para evitar las fábricas de iniciaciones propongo simplemente ser discriminante, selectivo. El tiempo es el mejor aliado cuando se está considerando la unión permanente entre un ahijado(a) y padrino o madrina. El tiempo permite la observación mutua, el aprendizaje y el cultivar una relación respetuosa no solo con el mayor sino con otros miembros de la casa de santo. Un ilé después de todo es una comunidad y si una persona no puede funcionar dentro de los parámetros del ilé y llevarse bien con la mayoría de los que componen el ilé, entonces la persona tiene que reconsiderar seriamente si debe o no pertenecer al mismo. Los babaloshas e iyaloshas también deben considerar una variedad de asuntos al seleccionar a un futuro ahijado(a); pero de esos hablaré en un artículo futuro. Para el propósito de este artículo, sugiero el que se considere la espera de intervalos de tiempo entre iniciaciones; esto debe proveer suficiente tiempo para examinar el progreso espiritual de un individuo y su futura contribución al ilé y a la comunidad en general.

Soy de la opinión de que los líderes guían a otros con su ejemplo. Cuando alguien quiere recibir los elekes en mi ilé, normalmente ya llevo observando a la persona por aproximadamente un año. Durante ese tiempo he podido observar su vida, actitud, su comportamiento y el desarrollo de su carácter. Una vez que la persona recibe los elekes, hay un periodo de espera de un año antes de recibir cualquier otra iniciación tal como lo es los guerreros, Olokun o antes de que los refiera a un awó de mi confianza para considerar si es necesario o no recibir el awofaka o el ikofá. Me ha sido de mucho provecho el seguir estas normas una y otra vez, permitiendo que pasara tiempo entre iniciaciones, de esta manera la gente que no merecía la inversión de mi tiempo y de la energía de mis orishas eventualmente muestran quienes son en realidad y se van en busca de una fábrica de iniciaciones. He visto como algunas de estas personas que se fueron en busca de iniciaciones rápidas fracasan y sus historias no han sido positivas. Esto me lleva a concluir que tal vez la Santería no era el camino adecuado para estas personas. Si me hubiera apresurado y les hubiera hecho kariosha, les hubiera hecho un daño y me hubiera desgraciado al crear oloshas carentes de méritos quienes pondrían la religión por el suelo faltando el respeto a nuestros fundamentos, pero eso en mi ilé no sucederá.

Ahora, el argumento principal que he escuchado de otros oloshas en contra de discriminar a la hora de iniciar es que preguntan qué derecho tiene un olosha de rechazar a posibles futuros iniciados que los orishas puedan traer a nuestra puerta. Yo digo que tenemos el derecho y el deber de usar la cabeza y de hacer decisiones que vayan de acuerdo a nuestros estándares morales y éticos. ¿Admitirías a un pedófilo en tu ilé? ¿Te sentarías a la mesa con un narcotraficante a sabiendas que es el culpable de miles de muertes y de la destrucción de vidas y familias? ¿Traerías al seno y la santidad de tu hogar y de tu templo a personajes de reputación dudosa para que los contaminen? Es ahí donde erramos como comunidad religiosa. La gente ha dejado de discriminar. Hay demasiados oloshas que están dispuestos arrastrar su llamada corona por el suelo a causa de las decisiones que han hecho, selecciones que reflejan la falta de raciocinio y de selectividad.

Vamos a llevar esto aún más allá. ¿Has oído la expresión que dice, “metemos basura, sacamos basura”? Bueno si uno lleva a alguien a hacer kariosha cuando esa persona está llena de defectos de carácter, ¿sabes lo que obtendrás? No, no va a ser un individuo transformado mágicamente en un ser lleno de luz y perfección, en un virtuoso. Lo que va a obtener es un individuo con las mismas fallas pero con nuevas destrezas y poderes los cuales lo más seguro serán puestos al servicio mal guiado por su moral fallida y la creación eventual de más individuos con fallas de carácter. No todo el ashé es creado igual. El ashé fluye de lo profundo de un individuo y puede ser compartido como una chispa de lo divino, pero con resultados no tan divinos. Yo puedo afirmar categóricamente que los Orishas no son la panacea para los males de la sociedad. Si ese fuera el caso, entonces se me ocurre que hay un par de individuos que están sentaditos en sus sillas a la cabeza de países y quienes en realidad son monstruos y han causado gran dolor y sufrimiento a sus pueblos.

Entonces, sí, tenemos un deber moral de discriminar y de esperar, el reto es usar el cerebro con el cual nos dotó Dios para seleccionar a los mejores individuos a los cuales poner al servicio de los orishas. A fin de cuentas, no somos los reyes y reinas que algunos en la santería se creen ser. Puede ser que estemos coronados, pero en realidad lo que somos es servidores de los Orishas, ni más ni menos.

Otro argumento que he escuchado de boca de los que favorecen iniciar a cualquiera que se presente a la puerta de su ilé dinero en mano y con el deseo de hacer kariosha es que esa iniciación les va a salvar de la muerte, destrucción, enfermedad o quien sabe de qué clase de caos apocalíptico. Pobrecitos, me dan ganas de chillar de pena. Pues les tengo noticias, en particular a aquellos que les gusta instigar lo que yo llamo Terrorismo Espiritual, o el arte de crear terror para instar a personas a iniciarse. Yo no soy de las que cree en esas emergencias que se inventan una buena pila de oloshas, esos desastres que ven en los registros los cuales provocan pánico y un terror en el corazón de quien recibe la lectura que les hace salir corriendo como alma en pena perseguido por una aparición en busca de que le hagan alguna iniciación para resolver su mal. Mi respuesta para los que vienen a mí azorados en tal estado es una sola palabra: respiren. Nuevamente, el tiempo se encarga de resolver una gran parte de los problemas, particularmente cuando usamos el cerebro que Dios nos dio para resolverlos en lugar de buscar soluciones mágicas. En mi experiencia mucho del arayé o de la mala suerte que tenemos es causado por nuestras propias acciones mal orientadas y por fallas de carácter que se manifiestan en nuestro diario vivir. Volvamos a Sócrates. La vida que no es examinada no merece ser vivida ya que cuando no nos damos al auto examen no potenciamos nuestro desarrollo como individuos. Hay que encontrar las fallas y arreglarlas, mejorar la condición humana y traer a un mejor ser humano a que haga kariosha.

Cuando uno ayuda a alguien a mejorar su condición humana, y esa persona finalmente hace kariosha, entonces uno podrá ser testigo de una maravillosa transformación cuando esa persona emerja del ritual de siete días, ya no será meter basura a la maquina procesadora y sacar basura como resultado. Examinemos la vida de los futuros iniciados con cuidado, ¡encontremos las fallas y ayudemos a repararlas por el amor de los orishas!

Déjeme explicar mi punto de vista con un ejemplo más gráfico. Cuando uno hace una ofrenda a los orishas, uno le ofrece:

1. Fruta podrida
2. Un animal enfermo
3. Una ofrenda hecha sin cuidado
4. Todas las anteriores
5. Ninguna de las anteriores

Si seleccionaste la 5, entonces, ¿Por qué permitir a un individuo plagado con fallas morales y éticas hacer kariosha? Kariosha es el sacrificio máximo que un ser humano puede hacer a los orishas porque en ese proceso prometemos nuestra vida a su servicio y al servicio de otros seres humanos.

Nosotros debemos discriminar. Los orishas no están aquí para darnos una última oportunidad para ser redimidos o para ofrecernos salvación. Los orishas no existen para cambiar mágicamente la vida de las personas. Si una persona busca iniciaciones con ideas como esas en mente, están errados y ciegos. Es nuestro deber el hacerles ver las cosas en blanco y negro. No hay términos medios o compromisos, al menos no en mi ilé, no mientras esté yo pendiente.

El tiempo es limitado, nuestras vidas son finitas. Es la tarea de los santeros buenos y responsables el determinar dónde y con quien invertir su tiempo y energía para construir una comunidad, para dejar un legado de ahijados inteligentes, bien estudiados, preparados y devotos, quienes van continuar haciendo crecer la comunidad con respeto y apego a las tradiciones. Esos ahijados no deben tener miedo a la introspección, a ver en la profundidad de su ser, a reconocer de donde vienen, a quien le deben respeto y a re establecer el curso de sus acciones para mejorar de manera continua su carácter y su vida. Muchos oloshas hablan del Iwa Pele, pero muy pocos tratan verdaderamente de lograrla.

Mientras que escribo este ensayo, tomé unos minutos para compartir mi progreso con mi esposo quien sabiamente me recordó que a veces los orishas nos traen a nosotros los iniciados pruebas para ver si estamos respetando las tradiciones, si somos capaces de discernir y de hacer las decisiones correctas, no solo teniendo en mente nuestros intereses al momento sino con miras al futuro de la comunidad. La selección correcta a corto plazo puede ser el verse bien y el tener muchos ahijados, pero ¿Cuántos de esos verdaderamente serán puestos al verdadero servicio de los orishas? ¿Cuántos perderán el rumbo? No hay manera de saberlo. Podemos incrementar nuestras buenas oportunidades de ser buenos padrinos si limitamos el número de ahijados que parimos y nos enfocamos en criar propiamente los que están iniciados para que sean no solo buenos oloshas sino los mejores oloshas que puedan usando al máximo sus habilidades.

En mi próximo artículo voy a elaborar sobre las ideas que tengo para hacer del Internet un lugar de servicio a la comunidad y no para el detrimento de la misma. A fin de cuentas, las computadoras y el Internet están aquí para quedarse.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Destacados, Santería. Bookmark the permalink.

13 Responses to ¿Existe un futuro para la Santería?

  1. MARICHU BLANCO says:

    Que buen artìculo…. Tiempo sin poder disfrutar, porque es un disfrute el leerla. Muchas gracias por compartir tan interesante tema.

  2. lea lópez ortiz says:

    estoy muy de acuerdo no podemos hacernos cariocha si no cambiamos nuestros vicios y nuestros errores yo pienso q al momento de recibir a los santos nosotros debemos deser una persona nueva a la q eramos antes ya q si seguimos en lo mismo jamas podremos guiar a nadie

    • Omimelli says:

      Lea

      Lo mas importante es querer cambiar, luego tomar los pasos necesarios y convertirnos en nuestro propio norte. Si otros quieren guiarse por nuestras experiencias, que bueno. 🙂

      Omimelli

  3. iyawo says:

    Estupendo articulo,digno de ser considerado como para una guia de importancia en nuestra religion tanto para los padrinos y madrinas,y los que van a ser iniciados…felicitaciones…..

  4. Shannon Alvarez says:

    Con la Bendicion y permiso de mis Mayores… Muchas gracias Omimelli por compartir un articulo de gran importancia. No deja de sorprenderme la forma detallada en que usted expone sus puntos (uno de los mas calientes y hablados por supuesto).
    Si hay algo en el que siempre se trata de velar, mejorar y/o correjir es el buen caracter o Iwa Pele, y aun asi me sorprende que uno siempre tiene algo que mejorar; que uno esta en cambio constante y por ende uno siempre estara en constante aprendizaje. La importancia de los errores pasados es aprender y eso nos lleva a lo que usted menciona de Jorge Santayana: “Aquellos que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo” si no, no se consigue progreso, ni cambio alguno.
    Por otro lado, el asunto de como se consigue la informacion en internet es un poco alarmante; hay cosas que nosotros los Aleyos debemos de evitar; pues bien se sabe que en internet hay tanta informacion como desinformacion. He aprendido de mis mayores que uno llega al Santo ‘ciego’ y a medida que uno crece va sabiendo el porque de las cosas. Uno debe ser responsable y saber hasta donde ver y hasta donde leer; no solamente el que expone temas de cuidado es el que falla o falta (por asi llamarlo) si no que tambien el que busca mas alla de lo que debe saber.

  5. rosario gonzales says:

    ashe , muy bueno el articulo , comparto tu opinion , hoy en dia las personas creen que todo el mundo debe hacer kariocha y no es asi, como decian los viejos de antes hay personas que ya nacen coronadas y las hay que tienen que iniciarse en la religion para poder progresar en la vida y alargar el tiempo de vida en la tierra, tambien en la religion todo es por paso, puedes tener guerreros y a orula y con eso resuleves en tu vida, pero hoy el engaño esta matando la religion , las personas cojen oshas sin necsitarlas solo para entregarlas a otra y cosas por el estilo este tema tiene tanta tela por donde cortar que nunca se acabaria de opinar , solo nos queda escojer bien nuestros ahijados preguntar a nuestros oshas si son admitidos en nuestro ile para evitar problemas een el futuro , hacer todo con amor y corazon dando nuestro ashe cumplir nuestro ita , defender nustras razones a capa y espada y no dejarnos influir por las tendencias del mercantilismo que existe hoy ,por lo menos eso podemos hacer para no caer y cuidar la religion que amamos

  6. Oba Aina Aggayusita says:

    Bogbo ire para ud. iyá, llevo tiempo leyendo su blog pero no había tenido la iniciativa de escribir pues, pienso que son tan completos sus artículos que no hace falta ni un punto adicional, este escrito no escapa a lo dicho.
    La vieja escuela siempre será la vieja escuela, para quienes nos hemos formado en ella vemos el “boom” en que se ha convertido la santería, que sin lugar a dudas, nos ha llevado a manejarnos como sectas. Lamentablemente lo conversaba con una olorisa hace unas semanas atrás, existe menos necesidad de consagración que capricho de ser consagrado, lo que debería ser al contrario, la práctica se ha vuelto moda y como tal cada quien tiene tener la tendencia que más le beneficie sin importar cual será el resultado final. Hay capricho en la iniciación, hay capricho en consagrar a fuerza, a lo mero macho, de verdad ya dejé de creer que son netamente intereses económicos, pues parece que el nivel de religiosidad se mide en cuantas consagraciones hayas realizado, dentro de nosotros mismos, porque como ud. indica, igualmente opino, somos una comunidad y en esta nos vemos todos involucrados.
    Y así dentro de nosotros esta el capricho del eleggun, yo quisiera filmar a más de una persona para que vea el ridículo que hace cuando quiere hacer creer que se está “montando”, reflexiono sobre el asunto y haciendo memoria recuerdo que cuando comenzaron a verse más montadores, al menos en mi país, no podían ver un mazo por allí porque hasta al borrachito de la esquina se lo lanzaban, ahora se han profesionalizado o mejor dicho han perfeccionado el engaño y ya no son cara duras, es que ya las caras son peñascos, ahora indican a la gente que tienen que consagrarse con el caballo o con la familia religiosa del caballo, si ya tienen osha, pues de una rompa con sus padrinos, recibe esto o aquello en mi casa, todo el mundo debe ahora tambores por supuesto levantando a esos caballos y pare de contar, a todo ello digo “Me sigo quedando con la vieja escuela, la que consideraba el procedimiento necesario para darle lo que debe tener un eleggun”.

    Todos los hombres quieren ser de un día a otro awoses u oriate, sienten que el ser un olorisa los coloca en posiciones de “baja categoría”, pero no puedo culpar solo a las personas que se están iniciando y que les siembran el capricho, el problema es que VENDEMOS osha e ifa, “quieres esto? Tomalo, es tanto”, apostando que el vendedor ni siquiera sabe lo que está vendiendo… Comparto mucho lo que ud. expresa iyá, por eso en mi caso pues desde mi trinchera intento hacerme parte de quienes retomamos las viejas tradiciones y lo que Aggayú, que es quien manda en mi vida, por quien soy Olorisa y a quien le debo todo , incluso la rendición de mis cuentas ajajaja no le parece, no lo peleo ni lo discuto, uno debe verse como que también puede ser vehículo para que mucha gente llegue a donde debe llegar, por eso que me llamen egoísta, pero concuerdo con la sana discriminación que comenta, eso no deja a las personas no iniciada sin beneficio de obtener las bondades y gracias de los orisas…

    Onareo!!!

    • Omimelli says:

      Oba Aina

      Modupue! Esas palabras hacían falta porque la perspectiva de otras personas nos lleva a validar las ideas iniciales expuestas en el artículo. De la misma manera en que cada par de ojos analiza un cuadro en un museo, asi mismo debemos nosotros contribuir a la apreciación de los asuntos que comunidad religiosa nos impactan y atañen.

      Cierto. La gente no se está midiendo por calidad sino por cantidad. Son muchos los que conocen el concepto de recibir un santo de adimú y REPOSAR ese santo. A ver si alguien se digna a tomar la palabra y explicar la importancia y la razón de ser de este periodo de reposo.

      Veremos quien mas escribe.

      Omimelli

  7. Oba Aina Aggayusita says:

    Iya si me permite, le doy mi opinión, me parece que este culto tiene fuertes enseñanzas, siendo la disciplina y paciencia las que menos se nombran pero que son vitales… Creo que la semblanza que pudiesemos hacer en este caso se ajustaria a la enfermedad y a los tratamientos… Hay organismos que responden rápido a ciertos tratamientos, hay otros que tardan más y los que definitivamente no les resulta y deben optar por otros.

    En mi caso cuando alguien me dice “¿que puedo hacer para conseguir esto o aquello?” siempre digo, “Dos personas tienen una cuadro gripal fuerte, ambos quizá adquirieron el virus de la misma forma, pero alguno de ellos es alérgico a la penisilina por lo que no puede medicarsele lo mismo, con esto digo, lo que a ti te salva, quizá a mi no, para eso se aborda cada caso en particular”

    Ahora, retomando el tema en lo que respecta a los orisas, considero que todo tiene una razón de ser en el sacrificio, en la disciplina y en la paciencia, cada ebbo, cada orisa que llega a nuestras vidas tiene su momento, pero lo que muchos no creo que entiendan aun, es que la disciplina en seguir el consejo y la paciencia hacen gran parte del trabajo.

    No critico a las personas que quieren salir del cuarto religioso y recibir a “Raquel y todo aquel”, pero indiscutiblemente no es el recibir nada más, el ebbo marca la pauta, en mi criterio el hecho de recibir deidades y consagraciones deben ser realizadas por situaciones bien específicas y/o cuando ya no pueden prescribirse más ebboses (cosa que es casi imposible)…

    Hay que esperar que la llegada de ese orisa produzca el efecto que debe causar, pero siendo responsable en este punto, el efecto va de acuerdo con la calidad de conducta que tengamos según el consejo que orisa e ifa nos dió, la realización del ebbo y la paciencia que debemos tener que se traduce en confianza por no decirle fe.

    ¿Sabe que me parece últimamente de curiosidad? Hay aleyos, olorisas y hasta awoses que creen que osha e ifa les necesita, la actitud que toman ante estos es verse como que ellos les hacen un “favor” a los orisas y no todo lo contrario, recuerdo haber dicho en un foro un dia… a Osha no le hace falta consagrar a alguien dentro de ella, es a la persona la que le hace falta estar en osha… Parte de lo mismo, fabrico y fabrico y en vez de que la producción me haga mantener el culto me lo esta acabando.. ¿irónico no?

    Onareo Iya!

    • Omimelli says:

      Oba Aina

      Muchas gracias por la contribucion y por la interesante respuesta. Me dejas pensando que muy pocos entienden ya el concepto del sacrificio. Creo que ese va a ser mi proximo tema.

      Alafia

      Omimelli

      🙂

  8. casino says:

    Hello! I could have sworn I’ve visited this blog before but after browsing through a few of the posts I realized it’s new to me. Nonetheless, I’m certainly pleased I came across it and I’ll be bookmarking it and checking back frequently!

  9. The Zune concentrates on being a Portable Media Player. Not a web browser. Not a game machine. Maybe in the future it’ll do even better in those areas, but for now it’s a fantastic way to organize and listen to your music and videos, and is without peer in that regard. The iPod’s strengths are its web browsing and apps. If those sound more compelling, perhaps it is your best choice.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *