Honrando a Oshún y sus calabazas sagradas

Un sabroso plato de semillas de calabaza tostadas al horno.

Un sabroso plato de semillas de calabaza tostadas al horno.

Una de las mejores lecciones que he aprendido de mi padrino el Awó Jorge Puig Kaiser, Iwori Oddí es que es una bendición el compartir alimentos con familiares, amigos y ahijados. Algunos de mis mejores momentos con él han sido conversando durante la sobremesa. Él no sólo disfruta de la comida y siempre gracias a la cocinera(o) profusamente, pero a él le gusta recordar el pasado de su vida en Cuba, sus amigos y lo que más me gusta es escuchar historias acerca de sus padrinos y sobre oloshas mayores de la isla.

Muchas veces, cuando estoy trabajando en la cocina preparando platillos para los orishas, pienso en él. Él no cocina, pero él está siempre dispuesto a ofrecerse para probar lo que está burbujeando en la olla o asándose en el horno. Por supuesto, se puede imaginar que no tengo problemas complaciendo al viejito y dejándole saborear todo lo que se le antoje.

Uno de sus platos favoritos es la harina de maíz con canela y pasas. Recuerdo que cuando yo estaba celebrando mi séptimo aniversario de kariosha y estaba en el proceso de hacer todos los dulces para los orishas a Padrino Jorge le dio el olorcito a la harina de maíz y vino rapidísimo a la cocina. En un abrir y cerrar de ojos estaba cuchara en mano listo para una muestra de la harina que aún no estaba lista su pretexto es que había que ajustar la sazón y él podría necesitar dar su opinión de experto (comelón) como el awó de la casa. Sonreí y le entregué la cuchara para que probara. Él se saboreó la muestra y me pidió que le guardara un poquito una vez que le sirviera a los orishas. ¿Cómo podría resistirse?

Nadie que visita la casa de un Olosha debe irse con hambre. Esto lo aprendí con Padrino Jorge. Compartir la comida es parte de lo que hacemos en nuestras celebraciones. Los que han estado en un Wemilere, a un Medio Día o Día del Trono, o en una fiesta de aniversario saben que la comida es lo más importante. Esto me lleva a algo que absolutamente me molesta: El desperdicio.

Es una bendición tener las cosas en abundancia para compartir, pero lo que no puedo tolerar es ver las ofrendas desperdiciadas. Es cierto que todas las frutas, caramelos, dulces y verduras colocadas a los orishas son para ellos, pero las compartimos con ellos porque las mismas no han sido usadas para hacernos limpiezas. En esas ocasiones, normalmente, incluso después de dejar que la gente tome un poco de fruta y se la lleve a casa, hay sobras. En lugar de dejar que las frutas se malogren en el altar, propongo que las reutilicemos y luego las compartamos con nuestros hermanos y hermanas o con quien sientas que necesite recibir bendiciones especiales.

Después de todo, esos elementos se irradian con la energía positiva de los Orishas y por lo tanto son especiales.
Aquí está mi interpretación del refrán americano “el que no desperdicia, no pasa necesidad” con una receta hecha con calabazas, una ofrenda sagrada a Oshún. He seleccionado las calabazas, ya que son especialmente significativas al representar la riqueza, el lugar donde Oshún esconde sus tesoros y también pueden representar el lugar especial de la creación femenina, el vientre.

Estos platos que les comparto son clásicos y con un giro que es de mi propia inspiración. Yo sí creo en no desperdiciar nada, y muchas veces las semillas de calabaza veces se descartan. Esas semillas no son sólo mágicas, sin que también son medicinales. ¿Sabía usted que las semillas de calabaza se utilizan para matar los parásitos intestinales? Bueno, yo no voy a insistir en ese tema ya que estoy a punto de hablar de algo tan sublime como un pastel bien hecho, pero, sin duda puedo escribir acerca de los poderes medicinales de la calabaza en otro artículo.

Tuve que recurrir a la ayuda de mi hijo, el Balogún, porque tengo una prohibición en mi itá de no cortar calabazas. Al ser un hijo de Ogún, no perdió un segundo en afilar un cuchillo y lo blandía como el Samurai de cocina él cree que es.

Así que aquí está lo que necesita para hacer un delicioso pastel de calabaza … o muchos de ellos como es siempre el caso en mi casa. Empecé a pensar que haría un par de ellos; terminé con 7 pasteles en el horno! Siete, vaya usted a saber por qué una Oní Yemayá y un hijo de Ogún terminarían con un número tan interesante en su producción pasteles de calabaza.

Pastel de calabaza Clásico por Omimelli

Ingredientes:
Para la masa o corteza del pastel, tiene dos opciones. Una hacerlo en casa (que es lo que hago) o comprar la masa congelada. En cualquier caso, usted tendrá que hornear la masa durante unos 12 minutos antes de verter el relleno, o de lo contrario tendrá pastel con un fondo mojado que será de lo más repugnante.

Masa hecha en casa:
1 1/4 tazas de harina para todo uso
1/2 taza de mantequilla, enfriado y cortado en cubitos
1/4 cucharadita de sal
1/4 taza de agua helada

Esto no es complicado, mezcle, amase a mano y dele forma con un rodillo. Trabaje lo más rápido posible pues no queremos una masa caliente, por eso todo se usa frío. Ponga la masa en el molde de pastel y póngala a hornear a 350°F por 12 minutos. Use un pedazo de papel de alumino sobre el fondo de la masa y vierta media taza de frijoles secos para que la masa se quede plana mientras hornea. Luego descarte el papel de alumino. Los frijoles los puede poner un jarrito y usarlos con el mismo propósito luego.

Procedimiento:
1. En un tazón grande, combine la harina y la sal. Cortar la mantequilla hasta que la mezcla parezca migas gruesas. Agregue el agua, una cucharada a la vez, hasta que la mezcla forme una bola. Envolver en plástico y refrigere durante 4 horas o toda la noche.
2. Enrolle la masa a cabo para adaptarse a un molde para pastel de 9 pulgadas. Coloque la corteza en una tartera. Presione la masa en forma pareja en el fondo y los lados de la placa de la empanada.

Relleno:
2 huevos y 1 yema de huevo (reserve la clara de huevo batida para untarla con una brochita en los bordes de la masa y darle un brillito agradable)
2 tazas de calabaza fresca (cocida al vapor y hecha puré)
¾ taza de azúcar granulada (yo prefiero azúcar morena)
1 ½ taza de crema de leche
2 cucharadas de mantequilla derretida
½ cucharadita de sal
¾ cucharadita de canela
½ cucharadita de jengibre recién rallado y nuez moscada recién molida
1/8 cucharadita de clavo de olor recién molido

Cremoso, sabroso y lleno de las bendiciones de Oshún

Cremoso, sabroso y lleno de las bendiciones de Oshún

Montar la tarta es muy simple. Mezcle todo en un recipiente grande y luego vierta en el molde de tarta con la masa pre horneada parcialmente. Hornear durante 45 minutos a 350 ° F o hasta que pueda insertar un palillo en el centro y salga limpio.
Prometí no obstante, no uno sino dos recetas… así que aquí va la siguiente, hecha con una buena dosis de creatividad.

Salsa de pesto con semillas de calabaza tostadas

Ingredientes:
2 tazas bien llenas de hojas de cilantro frescas
2 dientes de ajo
1/4 taza de sapos frescos y pelados recién tostados al horno*
½ cucharadita de semillas de comino tostadas a la sartén
½ cucharadita de semillas de cilantro tostadas a la sartén
2/3 taza aceite extra virgen de oliva
Sal kosher y pimienta recién molida negra, al gusto
½ taza de queso fresco rallado Pecorino
1 pimiento jalapeño pequeño sacar las semillas, esto es opcional

Las semillas de calabaza tienen un sabor de nuez rico y puede ser un sustituto perfecto de los piñones que son mucho más caros y grasos, por tanto engordan más. En lugar de utilizar la albahaca como la hierba tradicional de pesto, lo he sustituido con cilantro fresco y destacó los sabores con semillas de comino y cilantro. Hay un ingrediente opcional, el jalapeño, para aquellos que les gusta un poco de picante en sus salsas.
Para hacer esta salsa ponga todos los ingredientes en una licuadora y triture hasta que sean un puré homogéneo. Sirva sobre pasta, pescado al horno o pollo. También lo puede usar sobre pan francés y hornéelo por unos minutos hasta que este doradito. Es un excelente acompañante o la base de un sándwich como para chuparse los dedos.

Como se puede ver, no hay realmente ninguna excusa para desperdiciar nada de la calabaza. Si lo tienes como prohibición pues compártelo con otras personas que pueden disfrutar de ella. Veo que se desperdicia tanta frecuencia y que son tratadas casi como si fuera una cosa tan horrible a consumir porque son sagradas para Oshún. Digo, hay maneras de honrar a esta linda orisha y de aprender otras maneras de resaltar esta gran bendición proveniente de la de la tierra.

Omimelli
Oni Yemayá Achagbá

* ¡Sólo incluí esto para ver si me estabas haciendo caso con detenimiento! No lastimamos ningún sapito en el proceso de creación de este postre. Realmente el ingrediente acá es ¼ de taza de semillas de calabaza asadas horno.

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Destacados, Santería. Bookmark the permalink.

5 Responses to Honrando a Oshún y sus calabazas sagradas

  1. Shannon Alvarez says:

    Que delicia! Se me ha echo agua la boca. Gracias por compartir esas recetas tan tentadoras. Pero dejeme decirle que se me ha escapado una carcajada cuando lei: “1/4 taza de sapos frescos y pelados recién tostados al horno*” rapido busque el asterisco para ver de que se trataba y mas risa me dio 😀 Muy buenas noches!

    • Omimelli says:

      Shannon

      Esa idea travieza fue de mi esposo y nos recordó igual el sentido del humor de un muy querido amigo que falleció hace unos 6 años y siempre se la pasaba haciendo travesuras así.

      En serio los resultados de las dos recetas son muy buenos. Ya los pasteles que hice acá desaparecieron, mis dos hijos y mi esposo no tienen prohibición con las calabazas y son aspiradoras humanas. Yo no las puedo comer, pero ni modo, otros las gozan y yo por añadidura lo disfruto al verlos comer con gusto.

      Omimelli

  2. rosario gonzales says:

    es una lastima que no puedo comer calabaza y saber que era una de mis comidas favoritas antes de hacer kariosha , me encantaba comerlas con huevos fritos y cebollas jajaj ,pero bueno me inmajino tus recetas en mi paladar y las disfrutos jajaj

    • Omimelli says:

      Rosario

      Te entiendo perfectamente, yo también tengo que usar mi imaginación. Sin embargo,sabrás que cuando uno esta enfermo, algunos alimentos que son ewe se convierten en medicina.

      Omimelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *