Iluminación a los Egún (Parte 2)

Lámpara para los egún

Ejecución del Ritual de Iluminación de Egún

Para ejecutar este ritual correctamente, sería bueno familiarizarse lo más posible con las oraciones, de manera que fluya naturalmente y pueda infundir al ritual fuerza emocional al igual que espiritual.

Dirección para llevar a cabo la iluminación:

1) Cubrir el altar con un paño blanco, asegúrese de que los siete o nueve vasos contengan agua fresca. Vierta un poco de agua bendita, agua Florida y espolvoree con un poco de cascarilla en los vasos.

2) En un tazón blanco vierta un poco de agua de río, el agua bendita, agua Florida, cascarilla, algunas hojas de albahaca, hojas de menta, Prodigiosa, y un poco de ron. Triturar todo junto, se puede añadir algo más en este paso como mejor le parezca, tal como otras hierbas y / o fragancias a su gusto.

3) Toma el plato blanco con la mezcla y riegue alrededor del altar, de la casa y especialmente a la entrada de tu casa. De las gracias, encienda el incienso y fumigue la casa en los mismos lugares en los que esparció del agua anteriormente. Fumigue con incienso las cuatro esquinas de la habitación, en el armario y en el baño. En particular use bastante incienso en las esquinas porque a la energía negativa le gusta vivir en esquinas y áreas oscuras. Fumigue bien el baño que es lugar donde más negativa se acumula porque es ahí donde nos libramos de impurezas.

4) Se toma un plato blanco y vierte el aceite de oliva en él y prepare nueve mechas de algodón. Tomar nueve piezas de hojas de albahaca y colóquelas en el plato. Ponga las nueve mechas de algodón sobre las nueve hojas de albahaca.

5) Luego ponga los cristales alrededor del plato, uno al este, uno al oeste, uno al norte y el otro al sur.

6) Encienda cada mecha y haga la oración a San Miguel tres veces luego de encender cada mecha.

Oración a San Miguel

Oh gloriosísimo San Miguel Arcángel, príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales, custodio y defensor de las almas, guarda de la Iglesia, vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales. Humildemente te rogamos, te digne librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza; que tu favor nos ampare, tu fortaleza nos defienda y que, mediante tu incomparable protección adelantemos cada vez más en el servicio del Señor; que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida, especialmente en el trance de la muerte, para que, defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus asechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por tí, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad.
Amén.

Las Oraciones
Luego comience con la letanía a los santos.

Señor, ten misericordia.
Cristo, ten misericordia.
Señor, ten misericordia.
Cristo, óyenos.
Dios, Padre celestial.
Ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo.
Ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo.
Ten piedad de nosotros.
Trinidad santa, un solo Dios.
Ten piedad de nosotros.
Santa María, Ruega por nosotros,*

* Después de cada invocación “Ruega por nosotros.”

Santa Madre de Jesús,
Santa Virgen de las vírgenes,
San Miguel,
San Gabriel,
San Rafael,
Todos los santos ángeles y arcángeles,
Todos los santos coros de los espíritus bienaventurados,

San Juan Bautista,
San José,
Todos los santos patriarcas y profetas,
San Pedro,
San Pablo,
San Andrés,
San. Jaime,
San Juan,
Santo Tomás,
San Felipe,
San Bartolomé,
San Mateo,

San Simón,
San Tadeo,
San Matías,
San Bernabé,
San Lucas,
San Marcos,
Todos los Santos apóstoles y evangelistas,
Todos los Santos discípulos del Señor,
Todos los Santos inocentes,

San Esteban,
San Lorenzo,
San Vicente,
San Fabián y San Sebastián,
San Juan y San Pablo,
San Cosme y San Damián,
San Gervasio y San Protasio,
Todos los santos mártires,

San Silvestre,
San Gregorio,
San Ambrosio,
San Agustín,
San Jerónimo,
San Martín,
San Nicolás,
Todos los santos obispos y confesores,
Todos los santos doctores,

San Antonio,
San Benito,
San Bernardo,
Santo Domingo,
San Francisco,

Todos los santos sacerdotes y levitas,
Todos los santos monjes y ermitaños,

Santa María Magdalena,
Santa Agueda,
Santa Lucía,
Santa Inés,
Santa Cecilia,
Santa Catalina,
Santa Anastasia,

Todas las santas vírgenes y viuda,

Todos los Santos y santas de Dios,
Interceded por nosotros.

Muéstratenos propicio,
Perdónanos, Señor.

Muéstratenos propicio,
Escúchanos, Señor.

De todo mal, Líbranos, Señor.*

* Después de cada invocación “Líbranos, Señor.”

De todo pecado,
De tu ira,
De la muerte súbita e imprevista,
De las asechanzas del demonio,
De la cólera, del odio y de toda mala intención,
Del espíritu de fornicación,
Del rayo y de la tempestad,
Del azote de los terremotos,
De la peste, del hambre y de la guerra,
De la muerte eterna,
Por el misterio de tu santa encarnación,
Por tu venida,
Por tu natividad,
Por tu bautismo y santo ayuno,
Por tu cruz y tu pasión,
Por tu muerte y sepultura,
Por tu santa resurrección,
Por tu admirable ascensión,
Por la venida del Espíritu Santo, nuestro Consolador,
En el día del juicio,

Nosotros pecadores, te rogamos
Te rogamos que nos oigas.*

* Después de cada invocación “Te rogamos que nos oigas.”

Que nos perdones,
Que nos seas indulgente,
Que te dignes conducirnos a verdadera penitencia,
Que te dignes regir y gobernar tu santa Iglesia,
Que te dignes conservar en tu santa religión al Sumo Pontífice y a todos los órdenes de la jerarquía eclesiástica,
Que te dignes abatir a los enemigos de la santa Iglesia,
Que te dignes conceder a los reyes y príncipes cristianos la paz y la verdadera concordia,
Que te dignes conceder la paz y la unión a todo el pueblo cristiano
Que te dignes devolver a la unidad de la Iglesia a los que viven en el error, y traer a la luz del Evangelio a todos los infieles,
Que te dignes fortalecernos y conservarnos en tu santo servicio,
Que levantes nuestro espíritu al deseo de las cosas celestiales,
Que concedas a todos nuestros bienhechores la recompensa de los bienes eternos,
Que libres nuestras almas, las de nuestros hermanos, parientes y bienhechores, de la condenación eternal,
Que te dignes damos y conservar las cosechas de la tierra,
Que te dignes conceder el descanso eterno a todos los fieles difuntos,
Que te dignes escucharnos,
Hijo de Dios.

Al final de la letanía añada el texto siguiente:
No tener en cuenta, 0h Señor, nuestros pecados o los de nuestros padres,
ni tomar venganza de nuestros pecados.

Padre Nuestro

Y no nos dejes caer en tentación.
Mas líbranos del mal.

***** Agua rociar agua bendita alrededor de la habitación mientras recita el Padre Nuestro y fumigar la sala con incienso nuevo .****

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

En la tercera parte, veremos el ritual de exorcismo. Será hasta entonces. Paz.

Ginea Jacmel

If you like this article, please share or comment.
comments 6 people have left their opinions, what is yours?

6 Responses to “Iluminación a los Egún (Parte 2)”

  1. iyawo says:

    Gracias estoy encantada .

  2. isis says:

    Estupendo el ritual con los eguns, gracias por compartir estas cosas tan maravillosas. axee…

  3. Ginea Jacmel says:

    Gracias mucho por tardar la época de leer mi artículo y por su regeneración agradable. ase

  4. Ginea Jacmel says:

    Quiero agradecer la taza mística por tardar la época de traducir mi artículo. Mafedefun Yemaya Mafedefun a su eggun

  5. Edgar Perez says:

    gracias por compartir esto con nosotros para aprender mas en el desenvolvimiento con los egunns enviamelos a mi correo ASHE y q mi padre elewua te de mas sabiduria

  6. Omimelli says:

    Hola Edgar
    gracias por tu mensaje y por leer TMC. Te sugiero que le hagas copy y paste a los articulos porque no solemos guardarlos en word solo en el blog.

    Omimelli
    Oni Yemaya Achagba

Leave a Reply

© 2010 The Mystic Cup. Design based on Panorama Theme by ThemocracyThemocracy