La Oyugbonakán: Un rol de comando y respeto (Parte 1)

La Oyugbona, un rol de respeto.

Mientras asistía a un Wemilere hace poco, yo estaba charlando con un Iyawó que estaba ufano por haber sido escogido para ser oyugbonakán tan pronto como su año de blanco terminase. Traté de callarme mis opiniones mientras escucha la egolatría de este nuevo iniciado alcanzar proporciones napoleónicas según hablaba como cotorra acerca de cuán apto estaba para esa función. Cuando le hice algunas preguntas básicas para conocer el nivel de conocimientos adquirido durante su año como iyawó que ya está por terminar, me di cuenta de que ni siquiera sabía aun su moyugba o quienes habían sido los mayores de la casa o sea, su ascendencia. Así que me pasé la conversación escuchándole con una sonrisa mientras me preguntaba en silencio, ¿qué pasa con los padrinos de esta persona? ¿Por qué no le han enseñado lo básico? ¿En dónde está su oyugbonakán y qué papel ha tenido que educar a este Iyawo que está con la cabeza en las nubes?

Y ahí seguí en una sola pieza, tratando de mantener la cabeza fría mientras sentía la explosividad de Aganjú hirviéndome en las venas y una pregunta pulsándome en la sienes…¿Qué pasa con algunos de nuestros líderes religiosos? ¿Por qué no podemos permitir que los nuevos iniciados, maduren primero tanto en conocimiento como en la práctica antes de confiarles el rol de desarrollar a otros? Sí, lo sé, algunos dirán que han visto a otros iyawós haciendo Kariosha incluso durante su año. Sí, existe un precedente de eso, pero yo argumento que sólo las personas con capacidades extraordinarias y con padrinos muy responsables como para apoyarles deben asumir esos riesgos. El manejo de la vida de otro religioso no está exento de peligro durante y después de kariocha.

Todo se reduce a la madurez y la comprensión del papel de la oyugbonakán.

En primer lugar veamos el significado de la palabra. Funcionalmente significa niñera aunque unos le dicen la ‘sirvienta’ del santo y me parece una connotación poco sofisticada, pero el oyugbonakán es mucho más que una persona que sobre la cual el padrino/madrina principal pone el peso y una gran carga de trabajo físico y espiritual dentro y fuera de un Igbodu.

El oyugbonakán debe tener una relación tan profunda con el neófito como la que se espera se haya establecido entre el neófito y el padrino principal. ¿Por qué necesitamos una relación de confianza, de respeto mutuo y de admiración? La razón es porque la oyugbonakán está a cargo de la crianza del iyawó y de servirle como apoyo bajo la dirección del padrino.

En algunas casas el padrino/madrina principal impone a la oyugbonakán al neófito. Estoy 100 por ciento en desacuerdo con esto. Nadie debería tener un mayor impuesto. A veces esto se hace porque el padrino quiere establecer una alianza con otra casa, o para honrar a alguien de respeto o simplemente porque es el momento de entrenar a alguien… y surge la oportunidad. Podemos hablar de razones hasta que las vacas vuelen, pero no hay ninguna en absoluto que justifique la imposición de un mayor a nadie.

Si estas preparándote para ser iyawó, ¡despabílate! Selecciona con los ojos abiertos y sabiendo que una oyugbonakán no es un artículo desechable en tu vida espiritual. Estudia a la persona, asegúrese de que posee un gran conocimiento y que te ayudará a crecer y que la persona efectivamente sea buen maestro, alguien con quien verdaderamente puedas contar cuando lo necesites.

Hablando sobre la selección del oyugbonakán, es importante considerar cuidadosamente la estabilidad de un matrimonio cuando se selecciona el cónyuge de su padrino principal como oyugbonakán. Todos sabemos que en un matrimonio las cosas se comparten. Hay que considerar lo siguiente, ¿Qué pasa si te molestas con uno de ellos? ¿Podrías confiar en uno y saber que no le habla al otro de lo que le fíes? ¿Podrías estar seguno de que se va a mantener neutral y que podrá ser un buen arbitro para resolver lo necesario y subsanar la relación y que no se pondrá del lado de su cónyuge? ¿Qué pasa si tus padrinos se separan? Mientras que algunos pueden argumentar que una pareja casada se comunica mejor… y que naturalmente están equipados para la madre y el padre, yo aun insisto en que hay que considerar las opciones cuidadosamente. Si tus padrinos se mudan de la ciudad donde vives o de cerca de ti, perderás esa importante proximidad inmediata que nos caracteriza como familias religiosas. Piensa bien tus razones antes de comprometerte con una oyugbonakán para que tu selección sea acertada.

Quizás una de las mejores maneras de hacer esta elección es comprender plenamente todos los aspectos de la vida de un Iyawo en la que el oyugbonakán tiene un impacto… mantente pendiente, la segunda parte está por venir.

Omimelli
Oni Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Santería. Bookmark the permalink.

2 Responses to La Oyugbonakán: Un rol de comando y respeto (Parte 1)

  1. iyawo says:

    Muy buen escrito Omimelli,te felicito,y nada aprender es la consigna,Ya todo llegara y mas cuando se esta en este glorioso camino de OSHA….MAFEREFUN YEMAYA

  2. Omimelli says:

    Iyawó,

    En el camino de la devoción espiritual la única gloria es la de servir a los demás.

    🙂
    Omimelli
    Oní Yemayá Achagbá

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *