Los retos de criar hijos en una religión tradicional africana

Se supone que en la sociedad en que vivimos disfrutamos de libertad de expresión y de religión. Sin embargo, la realidad es que como padres de familia en el proceso de criar nuestros hijos en una religión tradicional africana (RTA) sé que mis hijos iban a recibir un trato diferente si yo hubiera dicho abiertamente durante la entrevista de matrícula en su escuela (que no es secular), “Oh, sí, casualmente quería comentar que uno de mis hijos es un Olosha y el otro se está preparando para convertirse en un Palero”.

Puedo imaginar a los administrativos de la escuela tratando de preservar su sonrisa amable y como a poco el color primero se les va de la cara para luego ponerse poco a poco colorados mientras tratan de disimular la sorpresa, el desprecio y buscar una manera de rechazar un cheque perfectamente jugoso de varios miles de dólares destinado a cubrir la matrícula de los niños. La primera reacción de la mayoría de los profesores y directores de escuela es regresar a sus propias raíces religiosas y hacer un juicios rápido en función de su programación religiosa, esto no es sino una reacción natural. Lo que no es natural es dejar que la programación religiosa opaque el hecho de que todas las familias tienen el derecho a la libre determinación religiosa y que no siempre los padres de familia somos cristianos, judíos o musulmanes por nombrar tres religiones principales.

Este problema sin embargo, va más allá de la tolerancia. La existencia y persistencia de las religiones tradicionales africanas es una afrenta, casi como escupirle en la cara a aquellos que han sido programados para vernos como malas personas o como paganos que adoran al diablo. No son malos, no somos paganos y no adoramos al diablo. Sin embargo, nuestra existencia desafía su entendimiento limitado del bien y del mal, porque francamente, no encajamos en el molde de los que están con Dios y contra el diablo.

La mayoría de las escuelas privadas, incluso si no son seculares, tienen algún tipo de clase de “valores” incluidos en su plan de estudios y los que he visto son de forma inequívoca centrados en valores cristianos. No hay nada malo con los valores cristianos, si su hijo es un cristiano. Los míos no lo son, sus valores se centran en nuestras tradiciones Lukumí y tienen el derecho a no ser expuestos a valores contrarios a los suyos, al menos durante los años formativos en donde los niños son más impresionables y propensos a la confusión.

¿Qué podemos hacer como padres para dar a nuestros hijos una buena educación ya sea en escuelas públicas o privadas? Y ¿cómo los mantenerlos alejados de los religiosos que piensan ser los únicos poseedores de la verdad y la salvación y para quienes el proselitismo es su derecho divino y nuestros hijos sino el blanco ideal a ser “convertidos”? Hasta el momento esto es lo que ha funcionado para mi familia.

Se necesita una aldea para criar a un niño

Los fundamentos de las prácticas lukumí se centran en la comunidad y también lo son las raíces de literalmente cualquier otra RTA que uno se pueda imaginar. Es fundamental que los niños aprendan por medio de ejemplos al ver sus prácticas en diferentes niveles. El estar rodeado de abuelos, tías y tíos es también de gran importancia. En mi familia religiosa a los mayores se les considera como tías y tíos y los que son ya viejitos son vistos como abuelitos religiosos. Los niños necesitan la estabilidad de la familia y en nuestros días en que somos tan móviles, es mucho más importante ser capaz de sentar estas bases comunitarias a temprana edad.

Se necesita prudencia para criar a un niño

Me gustaría decir que nuestros hijos son verdaderamente libres de decir lo que son dondequiera que estén, pero seamos realistas, si lo hacen, van a ser incomprendidos, maltratados y condenado al ostracismo debido a que los niños no son capaces de expresar sus creencias religiosas con propiedad. El asunto se puede poner incluso aun peor porque puede venir un entrometido que le reporte a Servicios de Protección Infantil por el simple hecho de que en la Santería se sacrifican pollos. A este tipo de entrometidos no le importa investigar que no se sacrifican pollos así porque así y que hay pautas de cuándo y por qué utilizar la energía vital de un ave doméstica dentro de nuestro contexto religioso. No, a ellos sólo les preocupan sus propios puntos de vista y que todo se conforme a la manera en la que según ellos el mundo debe ser. Tomemos como ejemplo el caso de una madre de Nueva Jersey que actualmente batalla en un tribunal porque ella inició su hija en Palo y la niña no tuvo prudencia y habló con un extraño de las prácticas de su familia.

Yo no quiero que ninguno de mis hijos sufran discriminación, por lo tanto soy prudente en el nivel del conocimiento que adquieren. Este conocimiento se imparte según vemos que puede llegar a ejercer el buen juicio de saber cuándo hablar y cuándo guardar silencio acerca de su religión. Yo realmente odio el hecho de que mis hijos necesiten aprender el valor de saber guardar secretos. Pero por otro lado, recuerdo que los pilares de la magia occidental son bastante sabios: “Hay que tener volición, conocimiento, la osadía para ejecutar un acto mágico y la inteligencia de saber callar”. Sí, hay cosas que podemos aprender de nuestros hermanos occidentales.

Se necesita preparación para criar a un niño

Uno de los principales obstáculos que mi marido y yo hemos enfrentado es la falta de materiales educativos para apoyar un plan de estudios basado en la educación religiosa que impartimos en nuestro hogar. Hemos tenido que ser muy organizados y creativos con recursos tanto para crearlos como al estructurar enseñanzas que complementen este plan de enseñanza. No estamos entrenados en pedagogía, pero los dos somos profesionales y el conocimiento combinado de nuestros respectivos campos ha ayudado mucho para desarrollar un plan de estudios. A eso añadimos el apoyo de nuestro padrino, que ha puesto en nuestras manos una gran cantidad de recursos por escrito que son parte de la enseñanza que él imparte a los iniciados del ilé. De igual manera hemos re-escrito parte de ese material pero para el nivel y la capacidad que nuestros hijos pueden comprender. Es así como hemos creado un sistema para enseñar en una forma organizada y sistemática los fundamentos de los Orishas.

Sin embargo, los niños no sólo aprenden de las lecciones, también necesitan materiales complementarios, juguetes y herramientas para aprender. Hemos estado trabajando también en estos elementos y hemos encontrado maneras de integrar las lecciones a acciones cotidianas. Por ejemplo, una caminata en el parque es para mi esposo y yo la oportunidad de enseñar sobre la importancia de Osaín, de señalarles árboles, arbustos y hierbas y de ilustrar su importancia. Un día en la playa puede convertirse en un laboratorio de cómo hacer una limpieza con Yemayá o cómo orar a esta orisha maravillosa. Es todo una cuestión de creatividad y organización y de darnos cuenta que estamos rodeados de oportunidades para enseñar.

Los buenos maestros practican la técnica de escuchar activamente

El escuchar activamente es una gran herramienta ya que permite a los padres el evaluar el nivel de entendimiento de las lecciones religiosas que vamos transmitiendo a nuestros hijos y nos permite ver si el material está siendo asimilado correctamente y si es necesario aumentar o disminuir la complejidad del material que se presenta. Yo sugeriría a los padres el familiarizarse con esta técnica y ponerla en práctica con su cónyugue para que se convierta en algo natural y al ponerla en práctica con sus hijos no sea algo forzado.

En general hay tres grados en el proceso de escuchar activamente que son la repetición, el parafrasear y la reflexión.

Cuando esté enseñando un concepto, pídale a su estudiante que repita lo que entendió y luego repítaselo usando las palabras y expresiones del estudiante. Actos seguido, parafrasee mediante el escuchar activamente el uso de palabras similares y una estructura similar a lo que el estudiante expresó. Tercero viene la reflexión, es ahí donde sólo tiene que hacer un resumen final del concepto que se transmite utilizando sus propias palabras como maestro y sus conceptos, reforzando así la lección.

Por supuesto, este es un tema vale la pena explorarlo desde más ángulos y desde luego con comentarios de padres en particular si son educadores profesionales. Como versa el dicho, hace falta una aldea para criar a un niño. Le invito a que comparta sus propias experiencias y técnicas y a que contribuya a elevar el conocimiento colectivo de nuestra aldea.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Palo Monte, Santería, Vudú. Bookmark the permalink.

2 Responses to Los retos de criar hijos en una religión tradicional africana

  1. iyawo says:

    Gracias:
    Exelente aticulo es muy claro y me encanta,dado que nada mejor en la vida religiosa se de forma a los ninos desde muy pequenos,digon en…muestra religion,es igualmente como el sistema de otras religiones actua,y entiendo tienen todo el derecho ,yo en mi caso aun mis hijos fueron a un colegio catolico,jamas se oculto crencias y asi fueron aprendiendo y comprendieron que mas alla de la famosa religion catolica tenian un camino para ellos ver y elegir,como asi fue,hoy dia a mucho orgullo son religiosos muy bien orientados y consagrados, tengo tres santeros en mi familia y uno por hacer kariosha.

    Jamas abalo la discriminacion en escuela Ninguna por crencias religiosas,de mas esta hoy en prensa escrita la cantidad de delitos y no salen de nuestra formacion esa gente presisamente,le felicito Omimelli por su seguridad y valentia de dar ejemplo a hermanos y hermanas ,no hay que temer a nada cuando de sabe donde estas y hacia donde te diriges,mis respetos,de esta Oni’Yemaya Okute

  2. azojano afimaye says:

    muchas gracias por tan buenas reflexiones, se que van a ser de utilidad para muchos de nosotros que estamos en la situación de criar a nuestros hijos en una RTA. realmente es un tema difícil, estoy pasando por esa situación, mi hijo menor recibió mano de orula, hijo de elegua, y hay cosas de ita que no sabemos cómo manejar con el. Gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *