Santería y el síndrome de coronación

¿Servidores o reyes y reinas?

Existe un sentido inherente de orgullo que acompaña el haber logrado un compromiso significante como lo es el convertirse en un olosha o sacerdote/sacerdotisa de los Orishas. La ceremonia en la que se llega a este logro se conoce como Kariosha, esto literalmente quiere decir el tener el orisha asentado en la cabeza.

Sin embargo, esto es interpretado como de igual manera como una ‘coronación’ porque la energía es literalmente colocada dentro del cráneo, y el cráneo a su vez es igualado a una piedra donde vive el Orisha. La palabra literalmente es tomada fuera de contexto e interpretada por el ego como un símbolo de honor y aplicada por muchos iniciados, a su vida diaria donde se perciben así mismos como reyes y reinas.

Cuando alguien me pregunta sobre mi religión, con orgullo digo que estoy iniciada a Yemayá. Como una de sus oloshas tengo una sola misión: Servirle a mi orisha. Pero, ¿dónde queda la palabra ‘servicio’ cuando los iniciados andan por ahí hablando ufanamente sobre sus coronas? ¿Dónde se aplica la palabra caridad cuando alguien necesita ayuda y lo primero que muchos consideran es el derecho a cobrar? ¿Dónde está la persona que entró al Igbodú (templo para iniciación) como un humilde suplicante pidiendo ser admitido como sacerdote/sacerdotisa?

Yo creo que los orishas necesitan más corazones humildes y menos gente como pavos reales hablando sobre sus coronas como si de veras estuvieran luciendo tiaras de oro con joyas. Pero esta es sino mi humilde perspectiva como alguien que vive para servir a los orishas y a la comunidad. ¿Cuál es tu perspectiva?

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Santería. Bookmark the permalink.

3 Responses to Santería y el síndrome de coronación

  1. iyawo says:

    Bendicion
    Omimelli de sus escritos no se cual es más impactante para mi. El respeto y un gran deseo de orientar, compartir (y) aceptar dignos comentarios a nuesta religión me hacen sentir un gran orgullo. En relación al tema expuesto estoy y estoy de acuerdo. Sabemos cuando se decide a ser iniciado o incida tinene sus privilegios, pero de igual manera tiene obligaciones. El inciado debe tener el legitimo deseo de ayudar porque nuestra religion no es un mercado aunque todo tenga un costo sea monetario o espiritual. Me da gusto su escrito. Yo por ejemplo hoy iyawo Yemayá okute reafirmo que respeto más nuestras obligaciones. Hay que tener balance y servir con devoción a ese orisha que nos abre los brazos para guardarnos…..Maferefun Ocha.

  2. rosario gonzalez says:

    bencicion
    yo tambien al igual que la anterior iyawo me sumo a respaldar su llamado a la humildad dentro de la religion ,a la caridad , a la obediencia dentro de la religion,algunas veces pensamos que estas cualidades estan perdidas pero si mas personas como nosotras que hoy empezamos en este peregrinar seguimos y mantenemos estas cualidades y se las ensenamos a nuestros futuros ahijados pienso que con el tiempo puedan volver a existir esa generacion perdida de las santeras de la caridad como decias en otro escrito,pero esa enorme tarea tenemos que empezarlas desde el primer ahijado que uno tenga,ensenarles con el ejemplo , ya usted has empezado con este inmenso grano de arena que has puesto ,en el principio de nuestras vidas como santeras con este llamado a la humildad y segura estoy que todos los iyawos que lean su escrito y tengan esas cualidades en sus corazones ,seguiran su ejemplo,otra vez le doy las gracias por haberse convertido con sus ensenanzas en ese ejemplo de madrina que muchos quisieran tener ,debe sentirse orugullosa porque tiene tambien ahijados virtuales .

  3. Omimelli says:

    Hola Rosario,

    Me alegra mucho saber que nuestras palabras son acertadas y que te inspiran para ser el pilar de generaciones futuras. Esa es la idea que nuestro legado sea uno hermoso y duradero. Estoy conciente que no será cosa fácil para muchos y que nos tenemos que armar de perserverancia y de paciencia para que dia a dia sigamos aportando a nuestra vida religiosa y a la de otros.

    Gracias por considerarte ahijada virtual es un honor para mí.

    Hoy le decía a un gran amigo, yo ya no me debo a mí, me debo a Yemayá y a lo que ella quiera lograr por medio mío.

    Bendiciones

    Omimelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *