Shangó y su pasión por la comida

Shangó tiene un aliento de fuego, ¡Kabiosile Shangó!

Las andanzas de Shangó están representadas en muchos patakís, no sólo relacionadas con los orisha femeninos, pero también relaciono a su voraz boca. Él es la boca de fuego y el secreto del fuego es un regalo que le dio Osaín. Su voracidad puede considerarse en parte la representación de los mecanismos internos de una maquinaria que mueve la sociedad a consumir, a proliferarse y a avanzar.

En la guerra se le representa como el estratega que lidera las tropas hacia avances con prudencia y que logra la conquista del enemigo. En su representación de la figura del amante él enciende las pasiones de las mujeres y les hace sus devotas. Como rey Shangó se destaca por la justicia aplicada en su gran sabiduría, y más aun, Shangó es la fuerza imparable de una alegría y una pasión por la vida misma y eso se ve en todas sus acciones desde el baile hasta su pasión por la comida.

No me he encontrado con un Oní Shangó que de una u otra manera no refleje uno de estos rasgos fundamentales, pero sobre todo he notado que los hijos e hijas de Shangó sin duda pueden devorar una buena cantidad de alimentos. Incluso si son cuidadosos acerca de la cantidad que comen, sin duda al comer, lo hacen con gusto. No estamos hablando de que son glotones o de gula, no, estamos hablando de un placer puro por lo que se está consumiendo. Ya que para mí, cocinar es un acto de la pasión y de amor en el cual uno debe dar de sí mismo al cocinar para que cada ingrediente sea celebrado y transmutado de ser alimentos normales a una fiesta para el alma, entonces, ¿qué mejor manera de honrar a Shangó que a través de los alimentos.

Recuerdo que en uno de mis Odundé Orisha dí la bienvenida a mi casa un nuevo amigo que había conocido en la comunidad de Dallas, se trataba de un awó Orunmila hijo de Shangó procedente de Nigeria llamado Babatunde. Este fue el primer nigeriano que había conocido en persona y yo estaba muy emocionada de tenerlo como invitado. Sabiendo que era un hijo de Shangó, decidí que iba a hacer unos cuantos platos especiales para celebrar su visita y poner a prueba lo que había oído hablar de los nigerianos y de su amor por la comida picosa.

Babatunde llegó con un tambor en mano y después de que se presentó me dijo que quería hacer orisha Oriki en honor de Yemayá y eso me gustadó mucho. Yo lo estaba escoltando al cuarto de santo cuando pasamos por la cocina, él se detuvo, cerró los ojos e inhaló quedándose inmóvil por lo que pareció ser sólo unos segundos, pero su rostro se iluminó al preguntar, “Omimelli, ¿lo que huelo es arroz con gandules?” Asentí con la cabeza y le dije del resto del menú que también incluía amalá adún y amalá ilá entre otras cosas.

Babatunde empezó a orar y para acentuar sus oraciones usaba el ritmo de su tambor. Todo el mundo quedó en silencio, los que estaban en el pasillo se acercaron lentamente y el cuarto se llenó de gente. La energía que me rodeaba era intensa y sentí como si mi espíritu no podía caber dentro de mi cuerpo, yo había sido encendida por el fuego con la pasión con las que este awó oraba a mi Yemayá, y, al mismo tiempo, me sentía refrescada y la tranquilidad.

Después de la oración, yo no quería salir del cuarto de santo, pero él rápidamente me recordó que estaba ansioso por probar la comida de Puerto Rico por primera vez. Yo no soy de las que hacen que mis invitados esperen como en casi todas las fiestas de aniversario de santo en que hacen que los invitados esperen hasta el final de la fiesta para comer. Una vez que la adivinación con obí se hace, no veo ninguna razón para tener a la gente languideciendo comiendo bocadillos cuando hay un festín para compartir.

Yo había preparado dos tipos de carnes asadas, un lomo de cerdo relleno y glaceado con albaricoque y el otro un roast beef aderezado con tomillo y el rábano picante, arroz con gandules, ensalada de papas, una ensalada verde, batata asada con miel y especias, un guiso de quimbombó estilo de Nueva Orleans con un montón de especias y pan recién horneado.

Las personas se estaban disfrutando la cena, pero nadie como Babatunde. Yo estaba perpleja por dos cosas, ¿cómo puede una persona delgada consumir cantidades masivas de alimentos y cómo es que logró rápidamente demoler una botella grande de salsa de habaneros (la marca es Sudden Death Sauce en caso de que sientas curiosidad de saber de cuál hablo) y ni siquiera tomar un poco de agua. La salsa que serví pondría a un elefante a sudar y bailar en sus patas traseras, pero ni siquiera enchiló a Babatunde.

Amalá Ilá (harina de maíz con quimbombó )

Bueno, supongo que yo ejercitar mi imaginación y a pretender que cuando un olosha ha sido bendecido con una boca que puede contener el secreto del fuego, atragantarse una botella de Sudden Death Sauce (Salsa de la muerte repentina) es … bueno algo normal.

La energía de Babatunde era contagiosa, se podía sentir por todas partes. A la hora de compartir los postres, desde luego Babatunde parecía un gato feliz y también lo parecían el resto de mis amigos y ahijados que disfrutaban endulzándose la boca con los postres tradicionales elaborados para los orishas. Me gusta mucho amalá adún o la crema de harina de maíz dulce hecho con especias y una buena cantidad de azúcar morena y de miel. El único alimento que no fue demolido fue el plato de amalá ilá hecho sólo para Shangó. Creo que al final del día, nadie quiere meterle el diente al plato favorito de Baba por respeto al orisha de la boca en llamas.

Si usted es un omokekere de Shangó, o no, no dude en compartir debajo cuál es su comida favorita o cualquier historia asociada a Shangó y su afición por la comida.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Santería. Bookmark the permalink.

17 Responses to Shangó y su pasión por la comida

  1. aracelis figuera says:

    yo soy una aleyo,omo eleggua,pero yo amo a shango,con todo mi corazon y alma,el para mi es muy,pero muy especial en mi vida,tengo la dicha de tener muchos omo shango a mi lado,”kabiosile” !shango!

  2. Shannon says:

    Yo tambien soy aleyo, Omo Shango! Omimelli este es un tremendo escrito, que experiencia tan bonita. Yo no solo siento pasion por la comida sino que tambien al prepararla lo hago con gran amor, tengo buena creatividad, gusto y sazon; mi album de comida habla por si solo 🙂 Mis comidas favoritas son las carnes, los dulces me encantan y en mi caso no me gusta nada picante. Kabiesile Shango! La bendicion de mis mayores

    • Omimelli says:

      Hola Shannon,

      Comida…me acabo de dar un atracón a la Shangó…creo que ahora es una siesta lo que pide el cuerpo. 🙂

      Oye, comparte recetas si tienes alguna buena que creas sirva como adimú para Shangó.

      Omimelli

  3. josmel maneiro says:

    soy aleyo omo shango me encanta comer mas aun si la comida la prepara mi papa q para mi es el mejor cocinero q conozco lo q mas me agrada con picante es la pepitona y me gusta revolverla con huevo y de verdad comer me facina me siento un hijo de shango con todo mi corazon
    estuvo muy bueno este escrito los felicitos

  4. josmel maneiro says:

    maferefum
    baba shango
    todos los dias de mi vida

    • Omimelli says:

      Hola Josmel

      Yo también soy amante de la comida picante y estoy de acuerdo comer es una cosa magnífica.

      Omimelli 🙂

  5. irina lopez says:

    Gracias por este bello escrito y divertida anecdota ,,yo tambien soy hija de chango ..y como bien as dicho nos encanta ,disfruto muchisimo de la comida ..de echo mis amigos siempre me lo dicen ..es algo natural ,,no lo sabria explicar ,pero para mi es todo un ritual ..los olores ,,las texturas ,la mezcla de sabores ,que explocionan en la boca y particularmente cuando entro en contacto con el picante es como si me quedara sola en al comedor ..lo disfruto muchisimo ..Gracias por esta nota me a encantado ..MAFEREFUN CHANGO..

    • Omimelli says:

      🙂 yo no soy omó de Shangó, pero bien podría serlo porque Angjú es mi babá y compartimos igual pasión por el fogón.

  6. angel a. says:

    exelente su relato,estoy de acuerdo con usted,todo los hijos de shango somos amantes de la buena comida.Saludos.Maferefun shango.

    • Omimelli says:

      Saludos Angel,

      No hay nada como una buena mesa, estamos de acuerdo. No soy hija de Shangó, pero me gusta cocinar para ellos.

      Omimelli

  7. osalafobello omo shango says:

    Hola buenas tardes, soy osalofobeyo omo shango, yo me siento orgulloso de mi padre shango, el siempre cuida de mi y de el e heredado muchas de mis avilidades y pasiones y como no tambien los defectos, pero algo que si me di cuenta es que comparto el mismo`pensar de varias personas en este blog, y es que me encanta la buena comida y hasta la comida sencilla pero bien hecha y con cariño claro esta, porque uno debe tener amor por las cosas que hace asi no sean para uno, las cosas se hacen bien o no se hacen, yo me considero un AUTODIDACTA, ademas de un chef sin titulo a puro gusto, tengo poco tiempo en la religion y conosco poco sobre todo y me gustaria profundizar en las atenciones a mi padre, si alguien puediera ayudarme con gusto devolvere el favor sin problema

  8. click says:

    Great site you have here.. It’s hard to find quality writing like yours these days. I really appreciate individuals like you! Take care!!

  9. I’ll gear this review to 2 types of people: current Zune owners who are considering an upgrade, and people trying to decide between a Zune and an iPod. (There are other players worth considering out there, like the Sony Walkman X, but I hope this gives you enough info to make an informed decision of the Zune vs players other than the iPod line as well.)

  10. alejandra says:

    hola a todos y me llamo obba okan ire omo shango estoy viendo estos escritos y me parece mentira soy amante de la comida me enamore de la cosina a muy temprana edad por mi padre q es cheff muy bueno y por cuestiones de la vida tube q aprender muy peque#a a cosinar me aferre a la cosina a sus olores a sus sabores al calor y por mi abuelo santana aprendi a comer picante uuuuuff me encanta el sabor el ardor es algo q no se como expresar recuerdo de ni#a sentada en la mesa al lado de mi abuelo verlo comer el picante prepararlo recuerdo q decia quieres un poco escondido de mi abuela lo mejor de grande ahora me encanta cosinar difruto atender a las personas sorprenderlas con buenos platos q queden satifechos difruten sus comidas a todos preparos las comidas de los santos y difruto mucho en el dia del medio gracias padre gracias por heredarmes estos dones y gracias a mi padre shango cada dia q pasa te amo mas y entiendo mas sobre mi me conosco y se cosas de mi a traves de ti mi padre

  11. Vivian says:

    Acabó de ofrecerle a mi padresito shango un tambor de fundamento. Todos mis invitados bailaron y comieron como así lo hace mi rey de los reyes shango…..y yo como hija de el demás esta decir que le baile y comí insaciable mente como a él le gusta…….estoy muy orgullosa de que el sea el dueño de mi cabeza y cuerpo que sea mi guía y mi alma lo llevo dentro de mi desde que nací …..QUE VIVA SHANGO todos los dias….maferefun shango papa…vivi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *