Sobre el modelo de iniciación Lukumí y el costo de las mismas

¿Cuánto es demasiado por una iniciación?

El camino a ser un iniciado en la Santería, La Regla de Osha, Lukumí o en Orisha, sea como le quieras llamar, está adoquinado con derechos (cuotas) y por tanto, sería recomendable el caminarlo con cuidado y no a prisa. Hay muchas formas en las cuales se llega a ser un iniciado de la Santería y pido que no confundas el costo de la versión de la diáspora de nuestro ritos y rituales, con los que son hechos en el África Occidental o siguiendo la Religión Yoruba Tradicional. Para el propósito de este blog, voy a centrarme sólo en las prácticas del Nuevo Mundo.

Sin embargo, ya que el modelo moderno Lukumí no surgió de la nada, es importante que entendamos los parámetros históricos que dieron paso al actual modelo iniciático. En el África Occidental, una persona podía recibir lo que se conoce como ‘Pies y cabeza’, o la práctica de darle al iniciado los Guerreros (Elegguá, Osun, Ochosi and Oggún) y su Orisha tutelar. Esta era la norma en el África Occidental donde por ejemplo, un iniciado a Yemayá, obtendría ese Orisha y se convertiría en parte de una comunidad dedicada solo al servicio de Yemayá.

Ahora, por un momento trata de ver el mundo desde la perspectiva de un esclavo o de un esclavo liberto quien apenas se acaba de liberar de ese yugo y trata de mantener viva una identidad religiosa y su tradición. Esa era la situación entre los pioneros que comenzaron la reforma, tal como el maestro Oriaté Nicolás Valentín Angarica quien fue discípulo del brillante Obadimelli, Octavio Samar; y de Efuché, Ñá Rosalía. ¿Fue esta reforma, el implementar el modelo de los Cuatro Pilares, una decidida en grupo donde se pusieron de acuerdo muchas casas? Posiblemente no, pero a fin de cuentas fue una decisión pragmática que ayudó a preservar muchos Orishas cuyas prácticas pudiesen haberse perdido y, a darle forma a las prácticas Lukumí tal como las conocemos hoy día. Estos y otros pioneros tuvieron que lidiar con asuntos muy prácticos tal como el hecho que la tasa de mortalidad entre los esclavos era elevada a consecuencia de las condiciones brutales de vida que enfrentaban. Por tanto, el tener comunidades especializadas al servicio de UN Orisha era algo poco práctico en un mundo donde ellos podían controlar pocos factores.

El modelo ‘Pies y cabeza’ evolucionó y se convirtió en lo que conocemos como los Cuatro Pilares. Esto implica el recibir los Guerreros, el Orisha tutelar y los orishas que con más frecuencia se veneraban: Obatalá, Yemayá, Oshún y Shangó. Si el santo tutelar estaba entre esos cuarto, perfecto. De lo contrario se recibía un quinto Orisha.

Las prácticas contemporáneas

Hay muchos pasos que el neófito debo tomar antes de llegar al nivel de iniciación de Olosha. El primer paso usualmente es el recibir los Elekes (collares), los Guerreros, y en las casas que son Ifá-céntricas el Ikofá para las mujeres y para los hombres es Awofaka. En algunas ocasiones hay orishas de addimú (los Orishas que no son entregados en la ceremonia de Kariosha como parte de los cuatro pilares) que son recibidos antes de hacer Kariosha (la iniciación como Olosha), los más comunes son Olokún, Babalú Aiyé y Orisha Oko.

Cada uno de estos pasos tiene un costo. Finalmente, está la iniciación de Kariosha y una serie de pasos subsiguientes que se deben cumplir durante el año de iniciación y los cuales implican una serie de costos significantes. Esos pasos son el Ebbó Meta (el ebbó de los tres meses), la presentación al tambor Batá, el recibir el Igbodú (cuarto de santo) y la celebración de primer aniversario.

Luego que todo ese torbellino de actividades pasa, el nuevo iniciado debe enfrentar costos adicionales dependiendo de que orishas tenga que recibir durante el resto de su vida. Nadie tiene por qué salir corriendo a recibir todos los orishas de un golpe porque no sería insensato. Cada iniciación presenta la posibilidad de resolver asuntos importantes en la vida de un olosha. Si se reciben todas las iniciaciones a la misma vez, entonces, ¿qué queda para levantar al iniciado cuando haya una emergencia?

Entre las iniciaciones adicionales se incluye el Pinaldo, o cuchillo. Este es un paso importante para los oloshas que tengan la destreza y el llamado para ser maestros de ceremonias u Oriatés. En los tiempos formativos de nuestra religión en Cuba, las mujeres que ya no menstruaban también eran grandes Oriatés. Entre ellas podemos citar a Teresita Ariosa Ení Ochún; a Guillermina Castel y a la famosa reina de las iyaloshas en Habana, Timotea Albear, Ayayí La Tuán quien hasta fallecer en 1935 continuó siendo Oriaté. Pero hoy día las actitudes chauvinistas hacen todo lo posible por silenciar la voz de las mujeres como cabezas de estera u Oriatés. Pero esa es otra historia…

Es importante mencionar que las mujeres también reciben Pinaldo, una ceremonia innovada por nada menos que por la iyalosha Efuché, pero hoy día raras veces son vistas matando animales de cuatro patas en un Kariosha ya que ese esa parte de la ceremonia está dominada por el mundo chauvinista de los Oriatés. Por tanto, tal vez el verdadero valor del Pinaldo para las mujeres ha sido relegado a tener la oportunidad de recibir un segundo Itá (lectura vitalicia) que refuerza o expande lo que fue dicho

Sólo queda una iniciación de peso y esa está reservada para los hombres que tiene libre el camino hacia Ifá. Esta es tal vez la iniciación más costosa en las Américas.

Hablemos de dinero

Hay santeros verdaderamente diligentes y honestos que hacen lo mejor posible por mantener bajo control los costos iniciáticos. Hay también quien vive de la religión y no está por ahí estafando a personas incautas. Sin embargo, hay quienes son codiciosos y cobran demás a los iniciados mientras que por otra parte buscan ahorros y hasta no hacen las ceremonias completas.

El dinero es un asunto delicado. A mí me gusta que me hagan las cosas propiamente, que se les pague a las personas que trabajan en ellas bien y que las ceremonias se hagan a la perfección. Las iniciaciones de calidad no hay que volverlas a hacer. Un olosha responsable sabe lo que tiene que cobrar y normalmente es justo.

Como madrina, me gusta ver a mis ahijados como lo que son, parte de mi casa. Ellos no son transacciones, no son la manera en la que pago las cuentas a fin de mes. Soy una mujer profesional que no depende de la religión para sostenerme, pero claro se trata de mi caso en particular. Yo si he visto oloshas inescrupulosos que crean todo tipo de excusas para sacarle dinero a sus ahijados en casas que están atestadas de iyawós que no saben siquiera que la religión Lukumí proviene de África Occidental.

Me recuerdo de una iyawó méxico-americana que estaba sentada junto a mí en un Wemilere (toque de tambor Batá) en Dallas, Texas, quien me insistía que los Lukumí proveníamos de MEXICO de los Aztecas. ¡Me quito el sombrero ante esos padrinos que lograron mover por sí mismos un pedazo del continente africano hacia México, y con este, toda la historia y la cultura Lukumí! La pobre iyawó no sabía qué significaba ni la palabra ‘elekes’. El punto que quiero ilustrar es que si vas a pagar, obtén en beneficio completo de lo que pagas. Los padrinos tienen la responsabilidad de ensenar al aleyo todo lo que conlleva la iniciación recibida, ni más ni menos.

Otro caso de interés particular, ya que estamos hablando de dinero, es uno que recuerdo en el cual un iniciado(a) Olo Obatalá (hijo(a) de Obatalá hacia misas espirituales en su casa a las cual todos los ahijados estaban obligados a asistir. Invariablemente, siempre había que hacer un ebbó (obra) masivo o una limpieza de manera inmediata. Uno se pregunta lo conveniente que resulta el tener estas limpiezas masivas justo antes que llegue el fin de mes… La otra cuestión que salta a la vista es que si todos se están haciendo limpiezas mes tras mes, después de unos cuantos meses su vidas deberían estar bien encaminadas y no necesitando más y más obras.

Los Elekes y los Guerreros

Cuando se trata de las iniciaciones Lukumí, la de los Elekes es una de las menos costosas. Es un hermoso proceso comparado con el de un bautismo, donde al neófito por primera vez se le atiende su Orí para el Orisha y donde al final se le entregan los colores de la casa en forma de collares de cuentas con los patrones de cada Orisha recibido por su madrina o padrino principal (el iniciado puede seleccionar si prefiere que sea madrina o padrino). Hay un padrino o madrina secundario (a) que se designa como Oyugbonakán. Esta persona realiza la mayor parte del trabajo en la ceremonia.

Esta ceremonia de los Elekes tiene un costo fluctuante entre los USD$250 y USD$350, pero yo he escuchado de personas que cobran hasta USD$1,000. Lo que en realidad me molesta es ver cuando se entregan Elekes que obviamente no fueron hechos por el padrino/madrina. Son comprados en una Botánica (tienda de artículos de santería) y preparados de acuerdo a la tradición. Esto me molesta de varias maneras y me explico. Primeramente considero que el acto de ensartar las cuentas es uno de meditación y de devoción donde por primera vez el ashé o la fuerza de creación divina sale de mis manos y que tocará por muchos años la vida del neófito. Cuando yo hago un eleke estoy en un estado mental meditativo, no acepto conversación ni distracciones porque estoy pidiendo por el nuevo iniciado, la concentración es primordial para abrir los caminos de la persona que está por entrar a mi Ilé. Ese es el primer nexo en ser compartido, la primera vez que algo de mis Orishas entrará en la vida de esta persona. Lo otro que me molesta de Elekes comprados en una Botánica es que no tienen los patrones y colores de los santos del padrino o madrina. Los Elekes hablan sin tener voz diciendo a otros iniciados, “Mi madrina tiene Yemayá Achagbá, su Oshún es Ibú Ikonlé, su Obatalá es Babá Ashó y ella me protege con Shangó (Orisha al cual normalmente no se le sacan caminos, aunque unas casas si lo hacen) y su Elegguá me bendice”. En mi caso, estas son las banderas de mi ilé y lo primero que la gente ve cuando ven a mis ahijados. Puede que otros oloshas difieran de mi concepto, pero yo me aferro a ellos.

Los Guerreros son entregados al aleyo (creyente) por un olosha (iniciado varón), o, pueden ser entregados por un Awó Orunmila. Estoy de acuerdo con cualquiera de estas formas. Tanto los oloshas como los awós tienen su gracia y ambos deben ser respetados y no puestos uno en contra del otro como es uso y costumbre de muchos que gustan instigar debates que parecen nunca acabar sobre quien tiene el derecho irrevocable de entregar los guerreros. En cualquier caso, el costo fluctúa entre los USD$350 y USD$500, pero de igual manera he visto el costo mucho más alto.

Tome en cuenta a la hora de considerar una iniciación que ésta es mucho más que una inversión material, es una señal de compromiso entre el Orisha y tú y, que para llegar ahí hay que colocar la confianza en un ilé. El negociar está bien en tanto que recibas un producto de calidad y que seas justo el acuerdo para ambas partes. Considera que los padrinos han pagado sus cuotas hace mucho tiempo y han invertido en muchas otras cosas para prepararse como es debido para guiarte.

Lo que se hace de manera barata, termina siendo barato. La calidad tiene un costo y si estás solo buscando precio de cadena de almacenes vas a terminar con algo de pobre calidad. Por otra parte, lo caro no siempre significa que obtendrás más que otra persona que pagó un tercio de lo que tu pagaste.

A fin de cuentas, invierte según puedas en ti mismo(a) y mantén la comunicación con tus mayores. Estoy segura que a ellos no debería molestarle explicar los costos asociados con cualquier iniciación que estés por recibir, después de todo, se trata de tu destino espiritual y de tu bolsillo.

Continuaré con el tema sobre los costos de iniciaciones, pero por lo pronto, creo que esto es suficiente material para consideración.

Omimelli
Oní Yemayá Achagbá

About Omimelli

I am a Olosha or Santera and for years I have been at the service of the Orisha and the community. I am initiated to Yemayá and my father in osha is Aganjú. I am also an initiate of Palo Mayombe and hold the title of Yaya Nkisi. As part of my daily devotional I spend time at my bóveda and work with my spirits on regular basis.
This entry was posted in Santería. Bookmark the permalink.

10 Responses to Sobre el modelo de iniciación Lukumí y el costo de las mismas

  1. gloria says:

    Felicitaciones muy buen reportaje. Yo gracias a Dios tengo unos padrinos super buenos y dedicados. Sin embargo, he escuchado burradas cometidas con otras personas, es una lástima. El ser padrinos es un compromiso que sobre pasa el tema del owó(dinero), va mas alla de owó cuando de religión se trata. Muy, muy bueno el artículo.

  2. Milagros Cardona says:

    Muy bien su reporte conosco a muchas personas Mayores y Menores que
    tienen un comercio con los collares,enseguida te quieren amarrar.y el costo es increible..Tambien he estado presente (no Participo)en que cuando van a lavar la cabeza,no le cantan al eleri…y esto es poniendo collares,imajinate si hacen Santo..Como sera la ceremonia.
    suerte y adelante con su escritos..

  3. Omimelli says:

    Hola Milagros,

    Si bien es cierto que el proceso de los collares está ampliamente descrito en varios libros, es uno que prefiero no detallar, no porque sean secretos, sino porque hay un gran valor en que las personas pasen por una iniciación como tablas rasas. El ir sin expectativas y con la menta limpia ayuda al proceso de enlace entre los Orishas, el iniciado y los iniciadores.

    Se supone que en este proceso el neófito reciba varias cosas fundamentales y aquí no se revelan secretos porque enlisto pasos y no procesos:
    1. Rompimiento
    2. Preparación del elerí
    3. Rogación
    4. Entrega de elekes
    4. Alimentos sobre la estera para celebrar con los Orishas

    Claro como sufrimos de un mal agudo conocido como “En mi casitis crónica” o ‘En mi casa se hace así’, a muchos neófitos los dejan a mitad en el proceso, sea por desconocimiento de los padrinos, por querer economizar tiempo y recursos, o porque no le ponen el peso suficiente a este crucial primer paso.

    Gracias por tus comentarios, participa cuanto quieras, esa es la idea de esta comunidad, aprender los unos de los otros y de las experiencias vividas.

    Omimelli
    Oní Yemayá Achagbá

  4. FRANCISCA SANTANA says:

    SOY UNA IYAWO.ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON EL ARTICULO Y ME COGE DE LLENO.ESTOY EN ESTA RELIGION POR QUE LA ELEGI LIBREMENTE PERO EN ESTOS MOMENTOS RECONOZCO,QUE MIS PADRINOS NO SON LAS PERSONAS ADECUADAS.LA RAZON ES LA SIGUIENTE:ALTO COSTO ECONOMICO Y NADA DE ENSEÑANZAS.CUANDO EN MI ITA ME DICEN QUE YA TENGO QUE COJER CAMINO Y LA MADRINA ENSEÑARME.HE HABLADO CON ELLA POR ACTIVA Y PASIVA,Y…NADA…TENGO UN DESCONOCIMIENTO TOTAL DE LA RELIGION Y ESTO PARA MI ES MUY TRISTE,MUY TRISTE.ESTOY ACOSTUMBRADA A CUANDO ME HABLAN DE CUALQUIER TEMA YO RESPONDO,EN LA MEDIDA QUE SE..PERO DE MI RELIGION…ME QUEDO MUDA,Y ME PRODUCE MUCHA INSATISFACCION.POR HOY ES ASI…

    • Omimelli says:

      Francisca,

      En algunas casas de santo es costumbre dejar al Iyawó reposar por un año, de manera que su período de aprendizaje comienza a partir de ese cierre. Si ese es su caso, se lo han debido comunicar para evitar que se sintiera de esta manera.

      Yo en lo personal no creo que debemos perder tiempo ya que el año de iyawó es un que debe ser fertil y donde al menos se debe aprender la moyugba e historia de la religión y de la casa de santo donde uno fue acogido. Lo demás se debe aprender sobre la marcha y manos a la obra.

      Le recomiendo se siente a conversar con sus mayores y exponga respetuosamente sus inquietudes y expectativas. Hablando se entiende la gente y no se debe temer preguntar. Siempre hay una manera elegante y delicada de hacer las cosas.

      Omimelli
      Oní Yemayá Achagbá

  5. FRANCISCA SANTANA says:

    SI LAS DOS IYAWO ENFERMAN Y LA MADRINA SABIENDOLO ES INCAPAZ DE HACER UNA LLAMADA TELEFONICA…¿ES ESO HUMANO,O CARECER DE HUMANIDAD?.POR ACTIVA Y PASIVA HE HABLADO Y NO PIENSO HACERLO MAS.UNA MADRINA TIENE RESPONSABILIDADES,IGUALMENTE NOSOTRAS…PERO ESO QUE TENGAMOS QUE SER SIEMPRE NOSOTRAS LA QUE TENGAMOS QUE LLAMARLA,NO ME PARECE CORRECTO.Y DEMAS COSAS QUE NO QUIERO ENUMERAR,LO QUE NO SIRVE…SE RECICLA.ASHE

    • Omimelli says:

      Iyawó,

      Estoy de acuerdo los padrinos y madrinas TIENEN deberes y no sólo la conversación debe fluir unilateralmente. Pero lo principal es que como iyawó debes mantenerte lo más serena posible para que este año sea uno de crecimiento. Ya llegará el momento después de atender lo necesario. Por lo pronto iyawó ORÍ TUTU, IRÉ OMÁ y SUURU. Una cabeza fria (fresca), mucha inteligencia y paciencia.

      Que Yemayá te ilumine siempre

      Omimelli
      Oní Yemayá Achagbá

  6. FRANCISCA SANTANA says:

    ESO ESTOY HACIENDO ESPERANDO TRANQUILAMENTE,QUE EL TIEMPO PASE.ESTOY EN PAZ,CABEZA ANALITICA Y REFLEXIVA.TODO ES CUESTION DE TIEMPO Y SI LLEGO EL CAMBIO SE EFECTUA,ASHEEEE

  7. Jonathan says:

    Hola:

    tiene poco que me entregaron mis Elekes, pero tengo dudas, ya que he investigado sobre la religion y los pasos a seguir, la duda es la siguiente mi padrino es originario de cuba, y realie una consulta para que me vaya bien en la vida durante la consulta pregunto si tenia proteccion y me ofrecio los collares como proteccion pero no hubo ritual solo me comento que los collares ya habian comido y lavados con coco, no me viste de blanco ni nada, estos si es valido.

    saludos.

    • Omimelli says:

      Jonathan

      Las cosas o se hacen completas o no se han hecho propiamente.

      Los collares son un emblema, la preparacion del ori es fundamental y eso no lo tienes

      Omimelli

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *